«El boxeo no es agresivo, al contrario, aporta disciplina, seguridad yrespeto»

«El boxeo no es agresivo, al contrario, aporta disciplina, seguridad yrespeto»

Levi Neira González Boxeador amateur

ANA COBO

Levi Neira es un apasionado del boxeo. Hace dos años atravesó la puerta de la sede del Club Pugilístico de Santoña para conocer y practicar este deporte que, dice, le enganchó desde el primer momento. Compite en categoría amateur preparándose a conciencia para cada velada con el apoyo incondicional de su entrenador Charly que «hace que saque lo mejor de mí en el ring».

-El viernes estuvo en la Gala del Deporte de Santoña como nominado a la Anchoa de Plata por segundo año. Aunque no se llevó la distinción, imagino que es un orgullo estar entre los aspirantes

«Cuando estoy en el ring tengo una mezcla de nervios y alegría. Pienso en todo lo que he trabajado para estar ahí arriba»

-Por supuesto. Es un orgullo porque es un galardón que se entrega a los deportistas más destacados del pueblo. Estoy muy agradecido de haber sido nominado por segunda vez. El año pasado me fue bastante bien, aunque en los campeonatos de Cantabria nos descalificaron y en esta gala, para la concesión de la Anchoa de Plata, se mira el haber ganado campeonatos de Cantabria, de España o europeos, y nosotros peleamos sobre todo en veladas que organizan promotoras. El año pasado nos fue bastante bien porque ganamos cuatro, perdimos dos y una fue nula. Y este año, el pasado fin de semana, he participado en el campeonato de Cantabria. Gané en cuartos de final y en semifinales perdí a los puntos contra un chico muy bueno en el boxeo. Estoy contento y preparado para las próximas veces que nos llamen.

-Cuando habla utiliza siempre la primera persona del plural, dice ganamos, perdimos, peleamos. ¿Por qué?

-Compito de forma individual, pero el que gana o pierde no soy yo solo, también mi entrenador Charly. Somos dos, él me apoya y entrenamos juntos muchas horas para luego sacar todo ese trabajo en el ring.

-¿Cuándo se inició en el boxeo?

- Hace dos años. Yo antes practicaba kick-boxing e hice un par de peleas en ese deporte. Pero el boxeo siempre me ha llamado la atención y un día decidí acercarme al Club Pugilístico de Santoña y le pedí a Charly que me enseñará un poco. Él me abrió las puertas, me enseñó muchas cosas y me enganché por completo. El boxeo es una pasión para mí. Desde entonces, ya no he vuelto a hacer ninguna pelea de kick-boxing.

-¿Qué siente cuanto está en el ring y suena la campana?

-Me siento vivo. Una mezcla de nervios y alegría. Pienso en todo lo que he trabajado para estar ahí arriba y en todo la gente que va a verme, en especial mi familia. Es un sentimiento que hay que estar ahí arriba para sentirlo y explicarlo.

-Pero los nervios habrá que dejarlos al margen

-Los nervios pueden jugar malas pasadas en el boxeo, pero siempre, cuando subes al ring, tiene esa cosilla de nervios. Es algo inevitable. Siempre tengo a mi entrenador al lado y en el vestuario estamos concentrados, relajados y pensando en la pelea para realizar el trabajo que hemos preparado durante mucho tiempo.

-Es habitual que en apenas dos años, como tu llevas en este deporte, se esté preparado para salir a pelear

-No es lo habitual pero en mi caso contaba ya con la experiencia de las peleas de kick boxing. Antes de salir a pelear la primera vez, estuve entrenando seis meses y puliendo bien las cosas del boxeo.

-¿En que peso compite?

-En superligero, de 61 a 63,5 kilos. Tengo la suerte de que cuando entreno ni subo ni bajo de peso, pero un mes antes del combate me cuido la alimentación.

-¿Qué le aporta el boxeo a nivel personal?

-Me hace sentirme bien y ser feliz. Cuando estoy dos o tres días sin entrenar, lo hecho de menos y noto que me falta algo, no estoy a gusto conmigo mismo. Además, aquí he hecho muy bueno amigos y he conocido a mucha gente. En este gimnasio nos tratan como una familia y hay un ambiente muy bueno. Nos ayudamos entre compañeros y eso, se agradece.

-¿Cuanto tiempo pasa entrenando?

-Cuando estoy en activo, es decir peleando, y no trabajo, aprovecho para entrenar con Charly, siempre que él pueda, por la mañana dos o tres horas y por la tarde otros dos. Y luego hago también el entrenamiento junto a mis compañeros. El boxeo exige mucha sacrificio y dedicación y te tiene que gustar mucho.

-¿Se ha planteado ser profesional?

-Por ahora no. Pelear en amateur ya es duro porque te quita de tiempo con tu pareja, con la familia, de salir los fines de semana a dar una vuelta, a tomarte algo, y en profesional sería todo mucho más sacrificado. En amateur estoy feliz.

-¿Se ha llevado algún mal golpe?

-No. Los golpes se sufren porque van más a la cabeza que al cuerpo. Algún golpe estando en el ring me ha dejado un poco mareado, pero todavía nunca me han tirado a la lona. Cuando termino de pelear y estoy en casa ya relajado a veces tengo la cabeza un poco hinchada de los golpes, pero nunca nada importante.

-¿Qué próximas veladas tiene?

- El 16 de junio tengo una velada en Argoños promovida por Daniel Rasilla. En estos dos años he peleado en Cantabria y fuera, en Asturias, León y Bilbao. Sería necesario apoyo de los ayuntamiento para organizar más eventos.

-¿Cómo se puede romper esa imagen de que es un deporte violento?

-Animo a la gente a que pruebe porque no es tan agresivo como se dice. Es un deporte que te aporta mucha disciplina, seguridad y respeto. Y, cuando eres un poco desordenado en tu vida, te ayuda a tener unos hábitos, unas reglas, un horario. Yo veo chavales que lo practican y que cada día les veo mejor con ellos mismos. Ahora hay mucha afición entre los jóvenes. Mi hermana pequeña ha empezado con el boxeo hace seis meses y lo está haciendo muy bien. Le gusta, está centrada y nunca le he visto tan motivada como con este deporte.

-¿Cuál es su mejor recuerdo?

-Lo que más me ha marcado son las palabras que me dice mi entrenador antes de salir al ring de que esté tranquilos porque «estamos aquí por lo que somos y que hagamos el trabajo que hemos preparado y saldrá bien».

-¿Y en casa que le dicen?

-En casa me apoyan aunque no les gusta por el tema de los golpe. Mi abuela dice que me dedique a otro deporte. La que más me apoya es mi hermana que entrena también en el club. Va a llegar más lejos que yo seguro. En casa están contentos con nosotros porque ven los cambios que ha habido y están agradecidos. El boxeo cambia como persona. En mi familia han venido verme a pelear todos, la única que no se atreve a verme en directo es mi abuela. La comprendo porque lo pasaría mal. Pero el resto sí han venido a las veladas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos