El Carnaval Solidario recauda 12.250 euros para unos columpios adaptados

Fot de familia de murguistas, organizadores y alumnos del colegio Pintor Martín Sáez de Laredo. :: DM/
Fot de familia de murguistas, organizadores y alumnos del colegio Pintor Martín Sáez de Laredo. :: DM

El AMPA del colegio Pintor Martín Sáez de Laredo agradece la generosidad de todos los que han colaborado para tener un espacio de juegos adecuado en el patio

Ana Cobo
ANA COBOSantoñar

Los alumnos del colegio de educación especial 'Pintor Martín Sáez' de Laredo tendrán varios columpios adaptados en su patio. El tsunami de generosidad que ha despertado el evento del I Carnaval Solidario 'Cantando para jugar', celebrado el pasado sábado en el teatro Liceo de Santoña, ha permitido recaudar un total de 12.250 euros. Una cifra a la que, ni de lejos, pensaban llegar los organizadores - Ampa y profesorado del centro - cuando pusieron en marcha esta iniciativa y que agradecen infinitamente ya que les permitirá hacer realidad una parte del proyecto

El presupuesto para crear una zona de juegos adecuada es bastante alto, pero con la recaudación obtenida la organización confía en que, al menos, se puedan instalar tres columpios adaptados ya que están viendo aún lo que cuesta toda la obra necesaria. Son conscientes de que se hará de forma progresiva. «El Ayuntamiento de Laredo se ha comprometido a echar el suelo de hormigón, lo que es el raseado, y también hay previstos más actos deportivos, de baile, culturales y una concentración motera en otros municipios para este fin», explica Paquito Bodegas, que no deja de dar las gracias. «La gente es súper solidaria», repite con toda la razón.

Vecinos, comercios, bares, empresas... tanto de Santoña como del resto de la comarca no han dudado en apoyar esta causa aportando sus donaciones económicas y cubriendo así lo que debería ser una obligación de la Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria, que no ha atendido ni ésta ni otras muchas necesidades de este colegio al que acuden unos 70 pequeños de toda la zona oriental, 30 ellos procedentes de Santoña.

El Liceo se quedó pequeño para albergar a todas las personas que querían asistir a este evento en el que colaboró el Ayuntamiento con la cesión del teatro. Las entradas, al precio de tres euros, se agotaron a las dos horas de salir a la venta. Los afortunados que ocuparon las butacas disfrutaron de un acto en el que se mezcló la emoción y la reivindicación por el derecho de estos niños a jugar y crecer felices como el resto. La gala arrancó con la proyección de un vídeo con imágenes del colegio y al que puso voz uno de los alumnos que leyó la carta escrita por dos estudiantes santoñeses, Fran y Pablo, en la que cuentan su día a día en las clases y explican que algunos de sus compañeros «no pueden disfrutar del tiempo de recreo porque tienen más dificultades y necesitan de un espacio de juegos adaptado que cuesta mucho dinero». Dicen que sus padres «llevan años pidiéndoselo a los que mandan pero nunca llega el dinero» y lo cierto es que, «nos hace mucha falta porque no hay nada más necesario para nosotros que aprender jugando». De ahí, que dieran el paso de montar este evento.

Tras ello, salieron a escena las cuatro murgas infantiles Los Notas, Los Majaretas, Los Galis y Los Cartulina que se fueron intercalando con las murgas adultas que realizaron un vaivén de coplas de dos en dos. Las agrupaciones cantaron el repertorio del pasado carnaval teniendo algunas el gesto de incluir letras inéditas en referencia al triste asesinato del pequeño, Gabriel Cruz, y lamentaron que «quien tiene que poner el dinero para estas cosas, no lo haga».

Huchas solidarias

Las expectativas que se habían marcado inicialmente las han superado con creces. «La solidaridad que nos ha demostrado la gente desde el primer momento es una maravilla», señala Paquito. La lista de agradecimientos es interminable. El sindicato de prisiones Acaip va a comprar un columpio para los niños en silla de ruedas «que hasta ahora no podían columpiarse» y también Consorcio ha donado dinero. Decenas de comercios han tenido huchas solidarias y, a pesar del mal tiempo, el puesto que colocaron los padres en la mañana del sábado en la plaza de San Antonio para vender artículos del colegio y otros donados por internos del Dueso atrajo a numerosas personas que aportaron su grano de arena. En la gala, que se retransmitió por Carnaval del Norte, hubo varios momentos emotivos. Uno de ellos fue cuando los pequeños de Los Majaretas donaron una hucha en la que metieron todos sus ahorros para que otros niños tengan columpios en los que jugar. Algunos de los alumnos del colegio Martín Sáez con sus familias y profesores asistieron al evento. Los pequeños subieron al escenario para cantar con todos el himno del carnaval y dar un obsequio a los agrupaciones por participar de forma desinteresada.

Como sorpresa final, Amparo Ibaceta con Paquito Bodegas a la guitarra recitó unas palabras para dar las gracias «a todas las personas e instituciones que con sus donaciones van a crear un mundo de ilusiones porque un columpio es ilusión, magia, sueño y diversión. Los niños son como los libros, cada uno de ellos tiene algo nuevo que enseñar, que descubrir, por eso, debemos darles los medios para que su historia puedan contar. Jugando aprenden a compartir, a inventar, a sonreír y cuando vemos a un niño sonreír sabemos que es feliz. Gracias por colabora r con el sueño del colegio 'Pintor Martín Sáez' de Laredo que no es otro que lograr que sus niños crezcan y aprendan en igualdad porque facilitarle a un niño su desarrollo intelectual y emotivo no es un capricho es un derecho que tiene».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos