Denuncian el estado de «ruina» de la batería de la Cueva en Berria

La batería de la Cueva se encuentra en un extremo de la playa de Berria, a las faldas del monte Buciero. /AC
La batería de la Cueva se encuentra en un extremo de la playa de Berria, a las faldas del monte Buciero. / AC

La Asociación en Defensa del Patrimonio urge al Ayuntamiento de Santoña a que tome medidas

Ana Cobo
ANA COBOSantoñar

La Asociación en Defensa del Patrimonio de Santoña ha denunciado en el Ayuntamiento la «grave situación de ruina, abandono y deterioro» en que se encuentra la Batería Rouget o de la Cueva, ubicada en el extremo oriental de la playa de Berria, urgiendo al Consistorio a que inicie los trámites necesarios para poner fin a esta «lamentable situación».

El colectivo explica que «todo el inmueble está en completa ruina, con su tejado desprendido y sus muros en proceso de desintegración, ya que no se aprecia ningún mantenimiento a pesar de estar declarada Bien de Interés Cultural (BIC) por actuación arqueológica de acuerdo con lo establecido en el artículo 89.2 de la Ley del Patrimonio de Cantabria e incluida tanto en el Catálogo del actual Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) como en el Avance para la revisión del Catálogo del Patrimonio Cultural del PGOU de Santoña que se está elaborando.

La Batería Rouget fue construida en 1811 por el ejército de Napoleón y goza de una posición privilegiada al estar situada en un punto elevado del extremo oriental de la playa de Berria. Su misión era evitar ataques por tierra a Santoña y repeler cualquier intento de desembarco de tropas enemigas en ese punto. Una vez rendida la Plaza por los franceses en 1814, fueron los Ejércitos españoles los que la reforzaron, dada su situación estratégica. Sobre sus paredes se grabaron distintos perfiles de navíos españoles, franceses, británicos y holandeses para facilitar las tareas de los vigías. «Estos grabados están muy deteriorados y ocultos bajo numerosas pintadas», lamentan desde la asociación.

Aunque oficialmente no tiene delimitado su entorno de protección ni se ha incoado aún el expediente para su declaración, «esto no es obstáculo para que se tomen las medidas necesarias que eviten su ruina completa. Lo único que han hecho las autoridades competentes es vallar la entrada del recinto e indicar el lugar con un pequeño cartel».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos