«Para entrar en la charanga solo hace falta ilusión»

Alejandro Gorostiaga, en la sede de la peña Los Ronceros. /M. C.
Alejandro Gorostiaga, en la sede de la peña Los Ronceros. / M. C.
Santoña

Alejandro Gorostiaga es el director de la charanga Los Ronceros, una agrupación con 40 años de historia

Marta Carrera
MARTA CARRERASantoña

Durante este año, la Peña Los Ronceros de Santoña cumplirá 40 años. Fue en el año 1978 cuando se fundó y, a la vez, cuando empezaron a salir a tocar con sus instrumentos. Hoy en día, continúan haciéndolo. En bastantes casos, además, son las nuevas generaciones familiares las que continúan el legado haciendo que esta agrupación tenga un notable carácter familiar al que invitan a incorporarse a todo aquel que esté interesado.

Alejandro Gorostiaga es el director de la charanga que nació en el seno de esta peña santoñesa. Aunque está en el cargo desde el año 2003, no puede decir cuándo comenzó a involucrarse ya que cuando se quiso dar cuenta «ya estaba dentro». Nunca se planteó llegar a ser el director, pero poco a poco le fueron introduciendo haciendo canciones nuevas, luego enseñando y, finalmente, en la calle. «No comencé por iniciativa propia, pero cada vez iba colaborando más hasta hoy».

Entre sus funciones está sacar canciones nuevas para incluirlas en el repertorio de la charanga. Una vez que decide cuáles quiere, aunque es algo que no hace solo, la adapta para que pueda ser interpretada. Normalmente, suelen estrenar entre dos o tres canciones. «Para este año tenemos dos nuevas que prefiero no desvelar aún. Solo puedo decir que es un pasodoble y una canción rockera».

«En la charanga hay muchas cosas que hacer y cada uno aporta lo que puede»

Para escoger el repertorio, primero tiene que escuchar muchas canciones ya que no todas encajan en la idiosincrasia de la agrupación. «No vale con que la canción guste, es necesario que tenga cabida dentro del repertorio». Una vez que decide cuáles son las elegidas, las hace y, por último, toca aprendérsela. «Ser director de la charanga es algo que lleva mucho tiempo».

Tienen instrumentos de distintas cuerdas. En el caso de Alejandro, él se encarga de tocar la trompeta por ser el que más le gusta. Cuando se incorporan nuevas personas a la charanga, se intenta que puedan escoger también su propio instrumento, teniendo en cuenta, además, las necesidades de la propia agrupación. Para ello, a los nuevos integrantes se les da unos conocimientos básicos de solfeo para saber situar las notas y saber interpretar las canciones. Después, ya se les enseña la técnica del instrumento que vayan a tocar.

Ahora mismo, son 48 los componentes que dirige Alejandro en la charanga de Los Ronceros, «aunque rara vez coinciden todos». El número de integrantes es algo que caracteriza a esta agrupación y no cierran las puertas a nadie, aunque la cifra vaya aumentando. «Al final unos van, otros vienen y en el número también está asegurada la continuidad de la charanga. Para entrar solo hacen falta ilusión y ganas». Si tiene que escoger qué es lo que más le gusta de la charanga, destacaría el «buen ambiente». Además, aunque él sea el director, se puede apoyar en otros componentes para organizar todo lo que conlleva su cargo. «Hay muchas cosas que hacer y cada uno aporta en lo que puede».

Ya han comenzado la nueva temporada. Por ahora, han participado en el Juicio en el Fondo del Mar de Santoña y en las fiestas de San José, en Astillero, pero el grueso de sus actuaciones tiene lugar en verano. «Los meses de julio y agosto los solemos tener completos con actuaciones fijas de todos los años». En 2018, además, estrenan fechas como el 24 de junio en Arenal de Penagos o la visita a Hoznayo. «Llamar, nos llaman de muchos sitios, pero dependemos un poco del calendario». Aunque vayan incorporando nuevos lugares, siempre buscan respetar las salidas que tienen todos los años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos