El espacio canino irá junto al polígono

La zona para perros se situará entre el arbolado que hay en la parcela verde frente de las naves industriales :/Ana Cobo
La zona para perros se situará entre el arbolado que hay en la parcela verde frente de las naves industriales : / Ana Cobo
Santoña

Parques Naturales ha dado el visto bueno a esta ubicación en la que se delimitará con una valla una zona de 500 metros cuadrados para soltar a los canes

Ana Cobo
ANA COBOSantoña

El área de esparcimiento canino ya tiene ubicación. Se construirá en la zona verde situada al comienzo de la ruta que atraviesa la marisma de Bengoa, frente a las fábricas conserveras del polígono industrial. El alcalde de Santoña, Sergio Abascal, ha anunciado que la dirección de Parques Naturales ha dado el visto bueno a este emplazamiento que constituía la primera opción del equipo de Gobierno para acondicionar un espacio para perros.

Solamente, en el caso de que la respuesta hubiera sido negativa, el gabinete PSOE-PRC- Activa Santoña se había planteado otras dos alternativas para su posible ubicación; una, detrás de la gasolinera de Repsol, y la tercera alternativa era en el Tintero. Finalmente, se construirá en una parcela verde al inicio de la marisma y muy próxima al arbolado, enfrente de las naves conserveras.

La autorización recibida permite acondicionar una zona de esparcimiento canino de unos 500 metros cuadrados. El Ayuntamiento procederá ahora a abrir un expediente de contrato menor solicitando tres presupuestos a empresas para la posterior adjudicación de la obra a la más barata. Abascal subraya que se trata de una actuación «muy sencilla» con un coste que no superará los 5.000 euros.

La actuación costará menos de 5.000 euros y se prevé que pueda estar lista para final de año

El proyecto contempla básicamente delimitar la parcela con una malla de metro y medio de altura y la colocación de carteles informativos con las obligaciones que tienen los dueños de los perros así como de papeleras y expendedores de bolsas. «No hay que hacer más actuación ya que es una zona que dispone de bancos así como de alumbrado público». El alcalde baraja que la zona pueda estar lista para su uso para finales de este año o comienzos de 2018.

Al ser un área nueva en el municipio, el equipo de Gobierno estará atento a ver cómo funciona y el uso que se hace de este espacio en el que se podrá soltar libremente a los canes, bajo vigilancia de sus propietario. Para ello, recientemente el Pleno de Santoña aprobó una modificación de la ordenanza municipal de protección y tenencia de animales. En concreto, se dio luz verde a un nuevo articulo que recoge que «en las vías públicas los perros serán conducidos mediante correas y collares salvo en la zona o zonas que el Ayuntamiento pudiera habilitar como lugar de esparcimiento canino».

¿Mejor ubicación?

La ubicación de esta zona para perros ha sido motivo de debate entre la agrupación Santoñeses y el equipo de Gobierno. El concejal de Santoñeses, Jesús Gullart, ha reclamado desde el inicio de la legislatura -incluso llegó a recoger firmas de vecinos - un espacio para que los perros pudieran pasear y ejercitarse libremente considerando que su mejor emplazamiento era el Pasaje por ser «el espacio natural, tradicional y predilecto para el ocio y la actividad física de los vecinos». Gullart propuso tres parcelas argumentando que la «inmensa mayoría» de los dueños de perros frecuenta la zona del Pasaje, por lo que consideraba que, desde el Ayuntamiento, «no se puede dar la espalda a esta realidad pretendiendo crear un espacio canino en la zona del casco urbano más alejada del Pasaje».

Una postura que no comparte el alcalde. «Entendemos que haya otros grupos políticos que quieran colocar esto en otras zonas de Santoña, pero consideramos que ni el Pasaje ni el Glacis es el mejor lugar para colocar un vallado perimetral de metro y pico de altura, sobre todo porque tiene otros usos en verano y porque se trata de la zona más hermosa de la villa».

«Ampliarse con algún otro espacio»

«Lo que hemos planteado, defiende el socialista, y así se ha realizado en otros ayuntamientos, es habilitar un área de esparcimiento canino en la periferia de Santoña. No obstante, no descarta, «si tuviera mucha demanda que pudiera ampliarse con algún otro espacio en el futuro pero aún tenemos que ver cómo funciona y el uso que tiene el que vamos a acondicionar». Y respecto a las quejas de que está «muy lejos», alega que la parcela está pasado el campo de fútbol. «De la misma manera que la gente va a ver jugar al Santoña puede ir a pasear a su perro ya que está a la misma distancia. Y lo mismo de lejos está el polígono para los que viven en el Pasaje, que el Pasaje para los que viven en la Alameda».

Por otro lado, el ayuntamiento continúa con las campañas de concienciación para la recogida de excrementos de los perros y el próximo sábado por la mañana se colocará un expositor en la Casa de Cultura para el reparto de folletos informativos de la ordenanza junto con bolsas para la recogida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos