El Gobierno pide explicaciones al Estado por la paralización de la obra millonaria del saneamiento de las Marismas de Santoña

El Gobierno pide explicaciones al Estado por la paralización de la obra millonaria del saneamiento de las Marismas de Santoña
Daniel Pedriza

Díaz Tezanos ha remitido una carta a la ministra de Medio Ambiente interesándose por lo ocurrido y las previsiones para solucionar la paralización

Pilar Chato
PILAR CHATOSantander

El Gobierno de Cantabria se ha dirigido al Ministerio de Medio Ambiente para solicitar información de lo que ha ocurrido con los trabajos de perforación del túnel del subfluvial entre Santoña y Laredo. Una obra millonaria del saneamiento de las Marismas, de casi 10 millones de euros, que lleva un año paralizada y de la que ayer se conoció que tiene problemas tecnicos y jurídicos.

Hoy la vicepresidenta regional, Eva Díaz Tezanos, ha explicado que el mes pasado envió una carta a la ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina reclamando información e interesándose por los motivos por los que la obra lleva catorce meses paralizada, dado que «es una inversión importante y una obra fundamental para el saneamiento de la cuenca del Asón».

La consejera de Medio Ambiente se ha expresado así después de que Tragsa explicase que la paralización, desde finales de 2016, de los trabajos de perforación del túnel del subfluvial entre Santoña y Laredo se deben a problemas «técnicos» y «jurídicos» planteados por el subcontratista de la obra que implican el estudio de «otras alternativas» para culminar la actuación.

«Estamos a la espera de que la ministra informe desde el Ministerio que es el competente en la ejecución y la inversión de esta obra», ha declarado Díaz Tezanos. Y ha precisado que la ministra le ha pedido información sobre «todo lo que ha acontecido en este tiempo» y de las «previsiones de futuro de cara a solucionar los problemas técnicos y jurídicos que existente en este momento».

Ha tenido que pasar más de un año, exáctamente 13 meses y medio, para que el silencio que rodea a este macroproyecto se rompa y se hagan oficiales los motivos por los que los trabajos se encuentran en el más absoluto de los letargos.

El un comunicado Tragsa dio ayer un paso al frente para reconocer que tienen problemas técnicos, ya que la UTE de empresas adjudicataria no ha logrado una solución que permita el reemplazo de los elementos de corte que requiere la tuneladora para proseguir los trabajos de perforación en el fondo del mar. Y por otro, jurídicos. La UTE interpuso una demanda en mayo de 2017 contra Tragsa, solicitando la resolución del contrato o la modificación del mismo en una cantidad económica que supera el presupuesto inicial de la obra. En respuesta Tragsa solicitó en el mismo juzgado la resolución del contrato y una indemnización.

Tragsa y el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y Medio Ambiente aseguran estar trabajando en una solución «definitiva» que pasa por estudiar «otras alternativas» para culminar esta actuación enmarcada dentro del Plan de Saneamiento de las Marismas de Santoña

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos