«Es humillante tener que transportar los productos hasta el puesto bajo la lluvia»

Celedonio Martínez

Los vendedores de fuera de la Plaza de Abastos de Santoña piden al alcalde una solución para poder entrar con sus vehículos a descargar el género

ANA COBOSA NTOÑA.

«Llevamos cuatro meses esperando a que el alcalde nos responda a la petición que le hicimos para que nos dejara meter los vehículos a la plaza, al menos, por la mañana para poder realizar las labores de descarga de los productos». A los vendedores del exterior de la Plaza de Abastos de Santoña, que instalan sus puestos de verduras y hortalizas los martes y sábados, se les está agotando la paciencia.

Desde que se reunieron el pasado 15 de mayo con el alcalde, Sergio Abascal, tras la prohibición de entrar con sus vehículos a la plaza recién urbanizada para efectuar los trabajos de carga y descarga de la mercancía como venían haciendo desde hace cincuenta años, nadie ha contestado a sus reivindicaciones.

«En aquella reunión todo fueron buenas palabras por parte del alcalde. Se comprometió a estudiar con el equipo de gobierno la posibilidad de entrar con los vehículos a primera hora de la mañana para poder descargar el género y en darnos una respuesta». Sin embargo, lamentan, «han pasado cuatro meses y no nos ha contestado». Los vendedores se sienten «completamente ignorados» y niegan tajantemente las palabras del alcalde y la concejala de Obras, María Antonia Alonso, que «dijeron en el último pleno que estamos satisfechos. No sabemos de dónde viene eso de que estamos encantados porque para nada es así. Al revés, nos impiden hacer nuestro trabajo en unas condiciones dignas».

-Febrero
El equipo de gobierno prohibe la entrada de vehículos a la plaza de Abastos para cargar y descargar y la mercancía con el malestar de los vendedores.
-Mayo
Reunión entre alcalde y vendedores en la que según éstos se llega al compromiso de estudiar una solución.
-Verano
El Ayuntamiento habilita tres plazas de aparcamiento nuevas en la calle Juan José Ruano, que se suman a las de Herrería.
-Septiembre
Transcurridos cuatro meses, los vendedores reclaman una respuesta a su reivindicación de poner entrar en un horario limitado.

En este tiempo, el Consistorio ha dispuesto - aparte de los cinco estacionamientos habilitados donde Herrería - nuevas plazas de aparcamiento para los vendedores en la calle Juan José Ruano con un uso máximo de media hora para cada uno. «Cuando venimos con las furgonetas y remolques solo entran dos vehículos en Juan José Ruano. Y tenemos que descargar rápido para dejar al resto de compañeros porque sino enseguida viene la Policía Local a multarnos como si fuéramos delincuentes».

Pero ésta, remarcan los afectados, no es nuestra pretensión. «Lo único que pedimos es un horario limitado a primera hora de la mañana y otro al finalizar la jornada para poder entrar con los vehículos para descargar y recoger los productos». «Solo queremos hacer nuestro trabajo con normalidad. Ahora llega el invierno y cuando llueva nos vamos a calar enteros trasladando toda la mercancía del camión hasta el puesto, y vamos a tener que estar trabajando toda la mañana mojados», explican.

Celedonio Martínez

Una situación que ya experimentaron el pasado sábado, 9 de septiembre, cuando cayó un fuerte diluvio y tuvieron que transportar todo el género bajo el agua. «Es una situación humillante. Hacemos una media de veinte viajes con el carro entre ir al vehículo y venir al puesto. Hay que sacar todas las cajas con los productos, más el propio puesto con los hierros, maderas, toldos... Parece que estamos en la Edad Media. Y si llueve, el género se estropea».

Aseguran que solo están sufriendo esta situación en Santoña. «En Noja, Somo o Laredo metemos los vehículos sin problemas en un horario concreto». Por eso, piden al alcalde que «no se enroque en el argumento de que es una plaza peatonal y que se dejan marcas en el suelo. Esto no es San Antonio. Es una plaza de abastos en la que se trabaja». «Aquí se lleva vendiendo más de 50 años y nunca ha habido ningún incidente. No pretendemos llenar la plaza de coches. Solo que nos dejen entrar una hora al comienzo y al final. Entrar, descargar y marchar».

Preguntas en el pleno

Los vendedores reclaman al alcalde una solución a este conflicto. «El concejal de Santoñeses, Jesús Gullart, preguntó por el asunto en el pleno de junio, ha registrado un escrito después, y le volvió a preguntar en el último pleno para que reconsideren esta injusta situación pero nada».

Hasta tal punto tienen los ánimos mermados que «nos estamos planteando dejar de venir a Santoña. De hecho, un comerciante ya se ha ido por estas condiciones que han impuesto. Y algunos hemos tenido que contratar a otro empleado para las descargas», cuentan. «A veces piensas que con esto lo que quieren es que nos vayamos. Si es así, que nos lo digan. Pero no esta persecución como si hubiésemos hecho algo. Parece que en vez de venir a trabajar, venimos a delinquir».

Fotos

Vídeos