El PRC de Meruelo detecta «irregularidades» en la compra municipal de un terreno

Exterior del Ayuntamiento de Meruelo./
Exterior del Ayuntamiento de Meruelo.

La adquisición de la parcela por casi 300.000 euros fue propuesta por el alcalde, Evaristo Domínguez (PP), para convertirla en parque rural

DM .
DM .Santander

El PRC de Meruelo ha rechazado la adquisición de una parcela destinada a parque rural por las «irregularidades» detectadas a lo largo del procedimiento administrativo, como «la falta de informes claros sobre el precio pagado por la parcela y si se ajusta al mercado». Por ello, los regionalistas, durante el último pleno municipal, instaron al alcalde, Evaristo Domínguez (PP), a que anulara esta compra «propuesta por él». «No solo no escuchó nuestra petición, sino que tan siquiera nos dio la opción a explicarnos», ha lamentado el portavoz regionalista, Ángel Mazo.

La finca está atravesada por dos líneas de electricidad, una de ellas con una tensión de 12.000 voltios, y por el tendido telefónico «sin que haya ningún informe técnico que clarifique si es necesaria su retirada o no, los costes y si es posible ubicar ahí un parque de tirolinas con seguridad para sus usuarios», avisan los regionalistas. Así que el recinto, tal como está actualmente, «no ofrece ningún tipo de seguridad para los usuarios de un parque de las características que se quiere instalar, mientras no haya informes que nos demuestren lo contrario».

A todo esto se suman las presuntas «irregularidades» en la tramitación del expediente para su compra, porque «no hay una tasación ni justificación del precio» de la parcela «ni hay un informe técnico que defina claramente la conveniencia o no del terreno para el fin que se quiere destinar». «Estamos hablando de que el Ayuntamiento gasta en este parcela casi 300.000 euros», ha destacado Mazo.

El portavoz regionalista ha insistido en que, como «ningún técnico» informó a la Mesa de Contratación de «las peculiaridades de la finca», la puntuación recibida por la beneficiaria «no es real».

Confusión en las fechas

Los regionalistas también han puesto el foco en que «hubo confusión» en las diferentes fechas en las que se publicó el expediente, ya que «no coincidieron» las del Boletín Oficial de Cantabria con el perfil del contratante y donde las fechas de finalización del plazo de presentación de ofertas «varía», al pasar del mes de febrero al mes de marzo.

Los regionalistas también aseguran que hubo «un error» en la primera Mesa de Contratación, que admite la propuesta de quien finalmente resulta adjudicada «sin cumplir todos los requisitos» y que «persiste» en la segunda Mesa de Contratación, dando lugar a un informe de la Secretaría municipal en el que se apunta que «ninguna de las tres ofertas cumple con el pliego de cláusulas».

Desde el PRC han incidido en las contradicciones surgidas entre la aprobación del pliego de cláusulas administrativas, en las que se apunta que «la tasación se sabrá cuando se adjudique la adquisición del terreno y ahora que se adjudica, se dice que no es necesaria».

Por todo ello, no descartan adoptar las medidas legales oportunas, «con el fin de esclarecer este expediente e insisten en su anulación por entender que el procedimiento está viciado de inicio, responde a los caprichos del señor alcalde y a su costumbre de gastar por gastar», ha concluido Mazo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos