El nuevo encuentro de tocadores de campanas de Vierna aboga por la cultura

Imagen de un acto de los campaneros congregados en Meruelo.
Imagen de un acto de los campaneros congregados en Meruelo. / Roberto Ruiz

La finca de los Hermanos Portilla acogerá, el próximo día 26, en San Bartolomé de Vierna, la XVII edición a la que acudirán campaneros de todo el territorio nacional

GUILLERMO BALBONA SANTANDER.

Es una de las citas tradicionales más singulares del panorama cultural regional. Raíces y costumbres se funden en San Bartolomé de Vierna (Meruelo) que acoge el Encuentro de tocadores de campanas, al que acudirán campaneros de todo el territorio nacional y en el que se incluye un programa integrado por numerosas actividades culturales y formativas. Se cumple así la XVII edición de esta cita de tocadores de campanas: un encuentro nacional que aboga «por la cultura, la música y la tradición».

En la finca de la antigua Casa Pellón, Abel Portilla celebrará, el próximo sábado, día 26, este peculiar diálogo musical. El barrio de Vierna se ha convertido, tras dieciséis encuentros a la espalda, en un lugar de referencia para todas aquellas personas, amantes de las campanas y de su lenguaje. A lo largo de los años, han pasado por él campaneros de todo el territorio nacional interpretando sus toques, compartiendo su cultura, creando redes...

El encuentro comenzará a las diez de la mañana con un pasacalles a cargo del conjunto Los Peñucos que amenizarán la primera hora de la mañana con canciones tradicionales a ritmo de dulzaina, bombo y redoblante. A continuación tendrá lugar un curso de introducción al repique de campanas a cargo de Ismael de la Iglesia. Al mediodía, se realizará una muestra de toques de campanas a cargo de todos los campaneros participantes.

El encuentro finalizará a las dos de la tarde con la fundición de una campana de 350kg a cargo del maestro campanero Abel Portilla. El proceso de fundición se abordará «con un horno de reverbero, mediante el método tradicional que recibe el nombre de 'Fundición a pie de torre'. Esta forma de hacer campanas tuvo su origen en la edad media y desapareció con la revolución industrial».

Por las manos de Abel Portilla (Pedreña, 1958) han pasado 4.000 campanas. La citad de Vierna pretende homenajear a quienes durante siglos se ganaron la vida haciendo campanas y recordar que, hasta hace no demasiado tiempo, era su sonido el que organizaba nuestras vidas.

Fotos

Vídeos