El origen de la anchoa hecho canción

Actuación de Amigos de Checho ataviados de los salazadores italianos que llegaron a santoña a finales del siglo XIX y principios del XX. /Antonio 'Sane'
Actuación de Amigos de Checho ataviados de los salazadores italianos que llegaron a santoña a finales del siglo XIX y principios del XX. / Antonio 'Sane'

El dúo 'Doble Ch' y la murga Amigos de Chechu han grabado un vídeo con el tema 'La Dolores' para dar a conocer la historia de amor que esconde esta conserva

Ana Cobo
ANA COBOSantoña

A finales del siglo XIX, un joven siciliano, de nombre Giovanni Vella Scatagliota, desembarcó en Santoña con la intención de volver a su lugar de origen tras cargar bocarte en salazón. Por aquel entonces, los italianos hacían frente a una escasez de materia prima en su litoral lo que les obligó a salir fuera en busca de pescado. Fueron muchos comerciantes, principalmente de Nápoles, Sicilia o Génova, los que pusieron rumbo hasta la costa norte de España para adquirir en grandes cantidades bocarte que empacaban en barriles sicilianos cubriéndolos de sal para su reenvío a los destinos italianos.

Lo que Vella no se imaginaba es que uno de sus viajes no iba a tener billete de vuelta. En la villa marinera, se enamoró hasta las trancas de una joven santoñesa llamada Dolores Inestrillas Ruiz. Con ella se casó y por ella se quedó para siempre en el pueblo. Una historia de amor gracias a la cual surgió la deliciosa anchoa en aceite que reporta hoy fama internacional a Santoña.

De la cabeza de Giovanni, para quienes todavía no lo sepan, salió el modo de elaboración de la primera anchoa en aceite. En su fábrica, la primera que se levantó en el municipio, empezó trabajando la anchoa en salazón junto a las mujeres del pueblo, hasta que pasados unos años se le ocurrió limpiar la salazón, sobando la piel, recortando las rebarbas, dándole un lavado en salmuera y exprimiendo. Luego, retiró la espina, dejando separados los dos lomos, para concluir metiendo tira a tira en latas (empacar). Al principio usaba como cobertura mantequilla, pero como salía caro y las mujeres untaban pan, buscó otra cobertura, encontrando la más ideal en el aceite de oliva de cero grados de acidez, y dio con la clave del éxito, poniendo por marca 'La Dolores', a esa anchoa en aceite, en honor a su mujer.

La canción, que tiene más de 13.600 visualizaciones, la interpretarán en la Feria de la Anchoa

A esta historia de amor, a la que tanto debe Santoña, le ha puesto voz y música la murga 'Los Amigos de Chechu'. En la pasada edición del carnaval, subieron al escenario convertidos en aquellos sicilianos que arribaron en el puerto en busca de nuestros apreciados bocartes y enseñaron la forma de elaborar la anchoa salada en su verdadera carne, toda una revolución industrial que marcó el devenir de esta villa. Tras acabar la parte del popurrí y antes de concluir la murga, estos auténticos 'Maestri Salatori' cantaron un prefinal bajo el título 'La Dolores' sobre la historia que trajo la primera anchoa.

Prefinal de la murga: 'La Dolores'

Fue en este bello rincón / También capricho del Asón / Donde la brisa acaricia y te hace enloquecer de amor / Una noche de pasión, una solo me bastó / Y ya supe que al final serías tú mi perdición...

Tu pelo revuelto bailando los vientos con gracia al caminar / Son puro salitre toditos tus besos mi niña eres el mar.

Por llamarte dolores... Me robaste mi vida el corazón / Y yo el tuyo lo puse en salazón / En una lata cabe tanto amor / Por llamarte dolores... Fuiste la dueña de mi inspiración / Devolviste a este pueblo la ilusión / Convirtiendo a Santoña en lo que es hoy / Una historia de dos.

Lola Lolita Lola cuando me miras de esa manera / Lola Lolita Lola mi vida es tuya haz lo que quieras / Lola Lolita Lola dejé Sicilia por esta tierra / Lola Lolita Lola mi santoñesa, mi marinera...

Unas estrofas que, sus integrantes, tienen la impresión de que pasaron desapercibidas en el concurso para la gran mayoría del público. «Nos quedó la sensación de que no llegaron a la gente porque muchos aún no conocen que la primera anchoa fue una bonita historia de amor», explica David Puertas, letrista y compositor de Amigos de Chechu. «En otros sitios a donde hemos ido a cantar la murga, antes de cada parte hacemos una breve introducción de lo que vamos a interpretar y de esta forma, contando la historia de Vella y La Dolores, hemos notado que calaba más en la gente y se emocionaban al escucharla».

Tras acabar el carnaval, les quedó esa 'espinita' porque «veíamos que la canción era buena y se nos ocurrió promocionarla un poco para que más personas conozcan la historia». Fue ahí donde entraron en juego David San Román (Chevis) y Marcos Gómez (Chorko), dos de los componentes de la murga que forman el grupo de música 'Doble Ch'.

Ellos plantearon la idea de hacer una versión más comercial - no tan murguera - en la que una parte la canta como solista un integrante de 'Doble Ch' y en la otra se acompañan con las voces de 'Amigos de Chechu' que se muestran «encantados» de esta colaboración. El tema se ha recogido en un videoclip grabado sobre las tablas del teatro Liceo que acumula más de 13.600 visualizaciones. Se puede ver en el Facebook, Youtube e Instagram de 'Doble Ch' y de Amigos de Chechu'. «La finalidad es promocionar la historia de Santoña, de la anchoa y su origen a través de la música». Además, el vídeo está colgado con una explicación de lo que cuenta la letra.

Actuación en la feria

Este tema y otro pasodoble a la mujer conservera serán interpretados por Amigos de Chechu y 'Doble Ch' en la próxima Feria de la Anchoa. Actuarán en la mañana del domingo, 29 de abril, día del homenaje a las sobadoras jubiladas. También, explica David, van a colaborar llevando la puesta en escena de la murga especialmente las latas con la imagen de la marca 'La Dolores' así como las fotos que proyectaron durante la actuación en el Liceo. Una de ellas recoge apellidos tan conocidos como San filippo, Vella, Cefalú, Brambilla, Pelazza, Palazzolo, Lococo, Orlando... «Creemos que va a quedar muy chulo en la feria y es una manera de promocionar y honrar nuestro producto que es lo hemos hecho con la murga».

La canción, que tiene más de 13.600 visualizaciones, la interpretarán en la Feria de la Anchoa

El letrista explica que la idea de salir de sicilianos surgió porque uno de los componentes se apellida Oliveri, descendiente de aquellos que arribaron, y era un traje que no se había utilizado en el carnaval. A partir de ahí empezó a indagar sobre este capítulo de la historia local a través del libro 'Salazoneros del Cantábrico' para meterse al máximo en el papel. Confiesa que todo lo que rodea a aquellos sicilianos le enganchó. «He hablado con gente mayor que recuerda cómo iban vestidos, que eran de gente de mucho dinero, que llevaban pistolas y que tenían mucho tirón con las santoñesas con su acento italiano. Me pareció un tema muy interesante».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos