Un proyecto de alojamiento para San Carlos

La fortificación, erigida en la época napoleónica en las faldas del monte Buciero, cuenta con unas vistas privilegiada de la bahía. :: DM/
La fortificación, erigida en la época napoleónica en las faldas del monte Buciero, cuenta con unas vistas privilegiada de la bahía. :: DM

El Ayuntamiento saca información pública la solicitud presentada por un particular para esta fortificación privada

Ana Cobo
ANA COBOSantander

El Ayuntamiento de Santoña ha sacado a información pública en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC) la solicitud realizada por un particular para crear un alojamiento con restaurante y cafetería en el Fuertee de San Carlos. Este histórico inmueble, erigido en la época napoleónica en las faldas del monte Buciero, es de propiedad privada y está declarado Bien de Interés Cultural (BIC). Actualmente, no tiene ningún uso y se accede libremente a su interior.

El proyecto para convertirlo en alojamiento y restaurante fue presentado en el Consistorio hace un par de meses. El alcalde, Sergio Abascal, explicó que ya se ha dado a conocer al resto de grupos políticos en la Comisión de Urbanismo y, ahora, se ha procedido a sacarlo a exposición pública para que los interesados puedan hacer alegaciones. «Lo único que hemos hecho es cumplir con nuestra obligación. Se saca a información pública por la importancia del elemento que se trata y luego, lógicamente, tendrá que seguir toda la tramitación correspondiente».

Este proyecto, para poder llevarse a cabo, explica el regidor, «necesita del visto bueno y parabienes del Servicio de Patrimonio Cultural del Gobierno de Cantabria, de la Demarcación de Costas y del Parque Natural de las Marismas». Y, ahí, deja claro, el Consistorio no tiene nada que ver. «Únicamente se les remitirá y se tramitarán todos los expediente que sean necesarios». En el caso de que la actuación consiguiera luz verde de todos los departamentos implicados, en el trámite final entrarían en juego los técnicos municipales para elaborar el informe correspondiente para la concesión de la licencia de obra.

Al tratarse de un BIC y por su emplazamiento, necesita del visto bueno de Cultura, Costas y Parques Naturales

Abascal reconoce que cuando se enteró en un primer momento de las pretensiones para el Fuerte de San Carlos «torcí el morro», pero «cuando vi el proyecto, he comprobado que es respetuoso con el BIC, está integrado en el entorno, y busca la recuperación de este inmueble». En ningún caso, dice, «es un proyecto presentado a lo loco, sino que está muy trabajado. Conocen la normativa y los requisitos a cumplir».

Hasta tal punto, añade, que «no se toca nada de la piedra ni de los elementos y estructuras del fuerte. No se va hacer ninguna obra de construcción». «En los espacios de ocupación se construirán módulos de madera a medida que encajen en la estructura de piedra o en los espacios del fuerte. Con esas estructura de madera se 'forra' el interior, lo que es el espacio habitable, y, ahí, ya irán todas las instalaciones que sean necesarias».

Algo, dice, que ya se ha hecho en otros sitios, pues «no sería el primer parador en un BIC de España. Hay innumerables palacios, casonas, fortificaciones, castillos... que se han convertido en hoteles. Y, aquí se plantea para un sitio privado». Igualmente, el regidor explica que en la presentación se dijo que «se iba a recupera el entorno e iba a ser accesible a todos los santoñeses y a todo el mundo. Las zonas que están ahora mismo al aire libre en el fuerte, seguirán abiertas al público».

A nivel personal cree este proyecto sería «bueno para Santoña». «Si obtiene todos los vistos buenos de las administraciones sería un atractivo más para el municipio y se recuperaría este espacio. Pero es un proyecto aún a largo plazo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos