Santoña comienza las obras para habilitar un parque para perros junto al polígono

Esta semana estará ya colocado todo el vallado que delimita la parcela. /Ana Cobo
Esta semana estará ya colocado todo el vallado que delimita la parcela. / Ana Cobo
Santoña

Se está colocando el vallado para delimitar una parcela verde de 500 metros cuadrados en la que se podrá soltar a los perros libremente

Ana Cobo
ANA COBOSantoña

Las obras para habilitar un parque canino en Santoña ya están en marcha. Una empresa de cerramientos, contratada por el Ayuntamiento, está procediendo a colocar el vallado perimetral que delimita una parcela verde de 500 metros cuadrados al comienzo de la ruta que atraviesa la marisma de Bengoa, justo entre el arbolado y frente a las conserveras del polígono industrial.

El concejal de Urbanismo, Moisés Cué, realizó este jueves una visita para comprobar la evolución de los trabajos que están «avanzados» por lo que anunció que «en los próximos días se abrirá el parque para que puedan venir los vecinos con sus perros y soltarles libremente».

Cué explicó que junto a la puerta de entrada se pegará un cartel con las normas de convivencia, de uso y de higiene que tienen que respetar todas las personas que lleven a los canes a este espacio «siempre bajo su responsabilidad y evitando que causen daños o molestias a otros perros».

La actuación, con un coste de 5.000 euros, incluirá papeleras y nuevos puntos de luz

La actuación, que ha supuesto una inversión de unos 5.000 euros, se completará con la colocación de unos troncos de eucaliptos como elementos de juego natural. «Son las maderas que nos han sobrado de la obra del cementerio y que se van a traer aquí para el uso y disfrute de los animales». Igualmente, el concejal informó que se van a instalar nuevos puntos de luz para reforzar los que ya existen en esta zona del polígono y que el parque «esté totalmente alumbrado».

Además, se colocarán varias papeleras alrededor de todo el vallado instalado, que alcanza el metro y medio de altura para garantizar la seguridad. «Con el acondicionamiento de este espacio, seremos aún más estrictos con el cumplimiento de la ordenanza municipal que indica que los perros en las vías publicas deben ser conducidos mediante correas y collares». Se trata del primer parque canino que se habilita en Santoña, un proyecto demandado por los vecinos y por la agrupación Santoñeses a lo largo de la legislatura. No obstante, su ubicación no ha gustado a todos por considerar que se trata de un espacio alejado del casco urbano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos