Santoña tendrá un espacio canino

El Ayuntamiento quiere crear el espacio canino en esta parcela cerca del poligono, pero está a la espera de la autorización.
El Ayuntamiento quiere crear el espacio canino en esta parcela cerca del poligono, pero está a la espera de la autorización. / AC

El Consistorio pedirá a la Dirección del Medio Natural la autorización para habilitar una parcela verde situada al comienzo de la ruta que atraviesa la marisma, frente a las conserveras

Ana Cobo
ANA COBOSantander

El Ayuntamiento de Santoña quiere habilitar una zona de esparcimiento canino en el municipio. Tras valorar diversas opciones para ubicar la construcción, finalmente el alcalde Sergio Abascal ha explicado a este periódico que se han decantado por una parcela verde situada en el entorno del polígono industrial, enfrente de las naves de Conservas Emilia y Juanjo. En el otro lado de la carretera. Concretamente, en la zona donde comienza el sendero que atraviesa las marismas de Santoña.

No obstante, para llevar a cabo este proyecto necesitan antes que nada la autorización de la dirección general del Medio Natural al estar enclavado el terreno en el Parque Natural de las Marismas de Santoña.

El regidor explicó que el equipo de gobierno ha estado valorando diversos emplazamientos hasta llegar a un cuerdo sobre el lugar más idóneo, partiendo siempre de la base de que este tipo de espacios para perros deben estar ubicados en la periferia. «Ningún municipio tiene estas construcciones en el centro».

Y es que el regidor reconoce que «hay vecinos que plantean que El Pasaje podría ser una buena ubicación pero creo que es una zona muy urbana y no sería lo más estético. Estaría la opción de la zona de El Tintero pero en determinados momentos se ocupa este espacio por temas deportivos como pueden ser las regatas o por las barracas de fiestas patronales, por tanto, no es lo más aconsejable». La otra parcela verde que ha barajado el equipo de gobierno es la situada detrás de la gasolinera de Repsol a la entrada del municipio pero, finalmente, se ha descantado por el espacio que está justo al comenzar el camino de las marismas, frente a las naves industriales».

Tendrá unos 300 metros cuadrados, estará vallado y contará con algún elemento de juego natural

El terreno elegido está emplazado dentro del Parque Natural de las Marismas de Santoña, por lo que el primer paso será solicitar a la dirección de dicho parque la autorización para crear este espacio canino. «Vamos a preparar una pequeña memoria y remitiremos la solicitud de permiso a la Dirección General del Medio Natural esperando una respuesta. Si todo va bien intentaremos instalarlo lo antes posible. Pero antes que nada tenemos que tener el visto bueno».

Zona vallada

Abascal detalló que la idea pasa por habilitar una zona de esparcimiento canino de unos 300 metros cuadrados que estará cerrada. «Será una zona perimetralmente bien vallada, seguramente con estacas de madera, y una malla exterior metálica. El vallado tendrá de cierta altura para que no haya riesgos y los perros no salten y se escapen Y todo siempre compatible con el espacio natural para que no suponga ningún inconveniente su construcción».

Además, el lugar contará con algún elemento de juego natural para el uso y disfrute de los perros y dispondrá de varios puntos de papeleras para depositar la recogida de excrementos así como un dispensador de bolsas y la cartelería adecuada. El alcalde aseguró que se trata de un proyecto sencillo de construir, similar al que se ha llevado a cabo ya en otros ayuntamientos de Cantabria, y que no supondrá un importante desembolso económico.

La creación de este espacio es compatible con la actual ordenanza de tenencia de animales que obliga a que los animales vayan atados cuando se les saca a la calle pues de lo contrario los propietarios están incurriendo en una sanción. De esta forma, podrán soltar a los animales en un espacio sin molestar a niños y peatones aunque los dueños siempre tendrán que estar vigilantes.

Actualmente, el Ayuntamiento de Santoña continúa con las campañas de concienciación e informativas para que los ciudadanos recojan los excrementos y paseen con sus perros atados. De hecho, ya se ha tramitado más de una treintena de multas. El incumplimiento de la ordenanza no recogiendo los excrementos puede acarrear multas de hasta 150 euros por faltas leves, de 151 a 350 euros por faltas graves y de 351 a 550 euros por falta muy graves.

Recogida de firmas

La creación de espacio para el esparcimiento de los perros ha sido una solicitud que también ha realizado en los plenos el grupo Santoñeses, a través de su concejal Jesús Gullart. De hecho, recientemente esta agrupación ha iniciado una recogida de firmas para la modificación de la ordenanza de tenencia de animales, con el objetivo de que «se creen en Santoña unos espacios para el disfrute de los perros en libertad».

Desde Santoñeses «hemos apostado desde el comienzo de la legislatura, y motivados por las numerosas peticiones de dueños de perros, por la creación de unos espacios para el disfrute de los mismos en libertad, donde puedan hacer ejercicio, socializarse y no causar molestias a terceros».

Fotos

Vídeos