Trato Facto, los poetas del rap santoñés

Ruthina (Alberto Becerra), Secuela (Alejandro Ruiz) y Dj Beatcong (Pablo Carrera) con su nuevo disco 'No me fío'./Ana Cobo
Ruthina (Alberto Becerra), Secuela (Alejandro Ruiz) y Dj Beatcong (Pablo Carrera) con su nuevo disco 'No me fío'. / Ana Cobo

El grupo acaba de publicar su segundo álbum 'No me fío', en el que ponen rima a lo que les escuece de la vida

Ana Cobo
ANA COBOSantoña

Ruthina, Secuela y Dj Beatcong son Trato Facto. Un grupo de rap underground que 'escupe' todo lo que piensa a base de rimas, dejando patente su desacuerdo con algunos aspectos de la vida y la sociedad que les rodea. Tras casi dos años de trabajo acaban de publicar su segundo álbum de estudio 'No me fío' con 18 cortes (temas) que reflejan una evolución respecto a su anterior disco 'Cincuenta, cincuenta', sin desligarse, en ningún momento de la esencia que les identifica y les hace conectar con su público.

Detrás de esos alias, se esconden los jóvenes santoñeses Alberto Becerra, Alejandro Ruiz y Pablo Carrera, amigos desde la infancia que comparten la pasión por el hip-hop, por la música y la cultura urbana. En la calle Las Huertas tienen su propio estudio, 'Putamierda', en el que han grabado durante 2016 y 2017 este nuevo álbum, cuyos versos y palabras han mimado y cuidado al máximo. El fruto de ese trabajo son 18 temas de rap norteño. «El sonido y las letras son una continuación del anterior disco con un poco de renovación, sobre todo en los ritmos a cargo de Dj Beatcong».

Las letras, a veces valiéndose de metáforas y la mayoría de manera directa, les sirven para expresar lo que «nos escuece de la vida, lo que nos hace estar resignados». Son mensajes, dicen, que «no te gustan oír, pero que pasan y están ahí». Y es que su estilo es el rap hardcore. Duro. Crudo. Sin ambages. Políticamente incorrecto. Que provoca y no deja indiferente. Se inspiran en sus experiencias individuales y como grupo de amigos y de rap. Hablamos de lealtad contra traición, amor- odio, la pandilla frente a los falsos amigos y «contextualizado también mucho en el pueblo. Utilizamos refranes y jerga marinera». «Es con lo que hemos crecido y queremos que se note que estamos orgullosos de nuestras raíces». El disco, masterizado en el reconocido estudio Euridia de Bilbao, ya está a la venta en Madrid, Santander y Santoña y realizan envíos a toda España.

«Nuestras letras son políticamente incorrectas. Tienen mensajes directos, duros, que no gusta oír»

Se puede adquirir en formato digital (en la plataforma bandcamp), en CD y vinilo. Dicen que, quitando quizás a alguna banda de antaño, son el primer grupo que edita en LP en Santoña. «La cultura del vinilo sobrevive en el mercado gracias al rap». Los djs son sus mayores coleccionistas. «Hemos confiado en este formato porque es un álbum más profesional, más maduro y está un poco más elaborado. Nos hacemos más puristas y somos fans de la cultura del vinilo porque, hoy en día todo es digital, caduca muy rápido, y el vinilo, aparte de tener otro golpe de sonido, hace que persista más en el tiempo».

Y como buen vinilo cuenta con un diseño gráfico de excepción con una portada y contraportada a cargo del artista de Santander Said 187. «Realmente Trato Facto somos cuatro con él, nos ayuda, nos busca conciertos. Cree en nosotros». De los 18 cortes tienen claro que les han marcado 'No me fío', 'Sacríficate' y 'Profundiza' que será el aperitivo de la promoción con videoclip incluido. Cuentan con tres colaboraciones de peso nacional en esta cultura: Priteo, Uve y Estratégico. El álbum lo cierra 'La Santo', un rap en el que hablan de Santoña, su particular Isla de Conia.

Los seguidores que se hagan con el disco verán una madurez, un salto tanto en las letras de las rimas como en ritmos donde Beatcong ha trabajado más con samples, breaks... «He metido más bombos, cajas y bajos creados por mí con teclados y ordenadores y se nota que la calidad del arreglo es mejor».

'No me fío' será presentado en mayo tanto en Santoña como en Santander aunque aún no han cerrado fechas. Muchos de sus seguidores esperan impacientes sus conciertos. Y es que llevan más de una década rapeando lo que les sale del alma. «Nos conocemos desde críos y somos tres personas con la misma vida, la misma dirección, los mismos propósitos y mismos sentimientos. Nos juntamos en 2005 para rapear de manera totalmente altruista. Estuvimos en la Asociación del Matadero». Con el tiempo les dio por ordenar todo el material que tenían y empezaron a hacer conciertos por toda Cantabria y en Madrid. En el año 2013 vio la luz su primer disco 'Cincuenta, cincuenta». Un sueño cumplido. «El rap es nuestra terapia para escupir lo que pensamos. Muchas veces no quieres entrar en discusiones con alguien o no puedes decir algunas cosas y nos valemos del rap para soltarlo y punto». Y aunque parezca fácil, aseguran que para enlazar rima contra rima, hay que sentir y vivir cosas para trasladarlo al papel. «Tienes que contar vivencias y es una letra detrás de otra y no puedes hablar siempre de lo mismo. Y tiene que ser una rima inteligente, ingeniosa. Cuesta bastante».

Pero ellos son amantes de la música de la calle, hecha sin medios. Un estilo de música, el rap y el hip hop, que nació en el barrio de Bronx de Nueva York, al que ellos son fieles. «Somos fans del rap de los inicios, de convertir la nada en algo». «Nosotros colaboramos y aportamos nuestro grano de arena a este movimiento global, pero que es una cultura minoritaria con la que estamos en deuda por todo lo que nos ha dado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos