¿Virgen del Puerto o de Puerto?

La Virgen de Puerto es alzada por el obispo en 2013. /Archivo parroquial
La Virgen de Puerto es alzada por el obispo en 2013. / Archivo parroquial

Si la actual Santoña se llamaba Puerto, decir Virgen de Puerto equivale a decir Virgen de Santoña

ANA COBO

Cuando nos referimos a la patrona de nuestra villa lo hacemos de dos maneras: Virgen del Puerto y también Virgen de Puerto. Esto ha producido muchos comentarios, como si se tratase de algo primordial, cuando en realidad fue el párroco Santiago Gamínde, el que lo insinuó a la vista de los documentos antiguos.

Vamos a intentar explicarlo.

Si repasamos la historia local, vemos que durante muchos siglos se denominaba Santoña al monte, mientras que la pequeña población, situada a su pie, se conocía como Puerto. En 1579 al pasar la villa a ser de realengo, el escribano Diego de Puerta la registra como Puerto de Santoña. En un acta de elección de oficios del concejo de Limpias de fecha 1 de enero de 1733, figura elegido para los Rexidores, don Manuel de Helguero, natural de este lugar y vecino de la Villa de Puerto de Santoña. En las respuestas al catastro del Marqués de la ensenada, en 1753, los vecinos interrogados, a la pregunta de cómo sellama la población responden: «a este pueblo le nombran y llaman la villa de Puerto-Santoña».

Mateo Escagedo en su Crónica General de España, año 1872, dice que «con este nombre de Santa María de Porto, de Portum, de Portu, se conoció a la villa también desde los primeros tiempos de la Reconquista (...) que era distinto de Santoña, como consta en el Libro de Regla del Monasterio de dicha Santa María, existente en el Archivo Histórico Nacional». Lo mismo afirma Ramiro Bruna, en su Santoña Militar, de 1894, expresándose así: «Puerto como entonces se llamaba la villa y Santoña su peña...». Hemos visto, por tanto, que la población era Puerto, llegando a desaparecer al introducirse el de Santoña hacia el siglo XVIII.

Por otro lado también es verdad que, gramaticalmente, se producen contracciones entre el pronombre «de», que termina en la vocal «e», y el artículo «el», que comienza por la misma vocal, y al eliminarse ésta se forma «del». Pero si el artículo hubiera formado parte del nombre propio del pueblo (El Puerto) quizás no se hubiera realizado la contracción. Sería Virgen de El Puerto, lo mismo que con mayúsculas es El Puerto de Santa María (Cádiz). Algo parecido ha ocurrido con el barrio de El Dueso, que en el habla corriente decimos, vengo del Dueso, etc.

Un ejemplo distingo es el de la Virgen del Puerto, que se venera en lo alto de Valcorchero, un puerto de montaña a 4 kilómetros de Plasencia (Cáceres). Igualmente, carretera de Plasencia al lugar se llama Avenida Virgen del Puerto. Estos mismos extremeños levantaron en Madrid otra ermita con el nombre de Virgen del Puerto, que es la misma que la de Plasencia. Está situada en la Avenida Virgen del Puerto.

Hay que considerar también que, fueron muchas las santoñesas bautizadas, con el nombre de María del Puerto, aunque en la práctica a muchas se las llama Puerto y Mari Puerto a otras.

Hay una interrogante. Si decimos Virgen del Puerto, podían decir ¿de qué puerto, si de montaña, o de mar? Aunque aquí, en Santoña, no hay confusión, y decir Virgen del Puerto es referirse a Santoña, lo mismo que si decimos pescador, nadie pregunta en Santoña si de mar o de caña.

Aunque lo popular manda, no obstante si la actual Santoña se llamaba Puerto, decir Virgen de Puerto equivale a decir Virgen de Santoña. Es como más apropiado. De todas formas honremos de cualquiera de las dos maneras, a nuestra Virgen que es patrona de Santoña y de la Cofradía de Pescadores que lleva su nombre.

Fotos

Vídeos