Imágenes e historias

Las carrozas de Lloreda

Fotografía cedida por Yolanda Higuera, datada en 1967, donde se ve una de las carrozas típicas que se realizaban en aquellos años y que ahora han variado mucho .
Fotografía cedida por Yolanda Higuera, datada en 1967, donde se ve una de las carrozas típicas que se realizaban en aquellos años y que ahora han variado mucho .
Santa María de Cayón

San Vicente Mártir es una Fiesta de Interés Turístico Regional que se repite cada uno de septiembre desde el año 1964

MIGUEL SIERRA

Los vecinos de Lloreda de Cayón, un pequeño pueblo del municipio de Santa María de Cayón, se apremian ya a dar los últimos retoques a las carrozas típicas de San Vicente Mártir. Una fiesta que se celebra como tal, a partir de la segunda mitad de los años veinte del pasado siglo, y que fue declarada de Interés Turístico Regional en el año 2012. El acto central de esta festividad es el desfile de estas singulares construcciones populares sobre ruedas, acompañadas de las peñas y vecinos que las realizan ataviados con disfraces o trajes típicos para la ocasión.

La fiesta tiene siempre lugar la tarde de cada uno de septiembre, aunque no siempre se celebró en esa fecha, sino que antaño se hizo en enero, pero solo con la procesión al santo y sin carrozas. Un acto, el del desfile y concurso, que ha evolucionado mucho en el tiempo y que se defiende con orgullo desde el valle por su colorido, tradición popular y como foco de atracción de visitantes.

La esencia del desfile como tal, se retrotrae a 1927, cuando los mozos empiezan a valorar la idea del traslado de la festividad a una época más propicia, como el verano. Así aprovechaban que las familias más adineradas volvían al pueblo y contribuían al festejo.

En 1927, San Vicente Mártir cambia las fechas de celebración e incorpora el concurso de carrozas

Y acertaron, porque es, en 1927, cuando los vecinos Balbino Laso, José Laso García y José Sierra Pedrosa donan 500 pesetas para organizar las fiestas. Con ese dinero y el cambio de criterio de fechas se inicia la primera edición de San Vicente Mártir, con los mismos actos que antes a los que se suma, ahora, por primera vez, el concurso de carrozas que, en esa edición, gana un vecino de Totero, Aniceto Tejero de la Sierra.

A partir de ahí, así se celebró hasta que se suspendieron los festejos en 1936, por el inicio de la contienda. En 1939 se retomó la actividad, pero sin carrozas. No fue hasta 1964 -28 años después de la primera edición- que se retomó el popular desfile y se recuperó el espíritu carrocista. Desde ese año se fijó la fecha del uno de septiembre para el desfile.

Fotos

Vídeos