Denuncian la «inacción» municipal en Hazas de Cesto por un problema de salud pública

Afectados frente a la estabulación que se encuentra en el casco urbano./Daniel Pedriza
Afectados frente a la estabulación que se encuentra en el casco urbano. / Daniel Pedriza

Vecinos del Barrio Las Escuelas reclaman al Ayuntamiento que adopte una resolución ante los malos olores y falta de limpieza de una pequeña estabulación

Elena Tresgallo
ELENA TRESGALLOHazas de Cesto

Vecinos del barrio Las Escuelas de Hazas de Cesto han denunciado la «inacción» del Ayuntamiento para resolver un problema de salud pública derivado de la «falta de limpieza, suciedad, malos olores y la aparición de ratas» en una pequeña estabulación ubicada en el casco urbano. Los propietarios del bar de enfrente y otro vecino han presentado denuncias formales ante la Guardia Civil y Sanidad Animal, además de reclamar una intervención al alcalde, José María Ruiz (PRC), sin que haya respuesta por ahora. Los denunciantes insisten en que todos los estamentos a los que han recurrido les aseguran que la competencia para actuar sobre el problema «es municipal».

Ángeles Lombilla y su familia acumulan ya muchos escritos y denuncias sobre «el infierno» que aseguran estar pasando. Regentan el Bar Pepe, un pequeño establecimiento hostelero ubicado frente a esta estabulación. Hace poco más de un año que la misma retomó la actividad tras ser alquilada y enseguida comenzaron los problemas, porque se generaban malos olores y suciedad por la falta de limpieza.

En alguna de las denuncias que se han aportado, la propia patrulla del Seprona reconoce que al personarse en el lugar donde hay gallinas, cerdos y algunas vacas se detectan «olores fuertes y restos de carnicería en el suelo». A la par, los clientes del bar constataban también a este periódico los fuertes olores de los silos, sobre todo en días soleados, o la suciedad y «malas condiciones» en las que, a su juicio, se encuentran los animales.«Los cerdos tienen fango hasta las rodillas que no pueden ni moverse», expican. También atestiguan que han visto cómo los purines llegan a la carretera y que hay «ratas como conejos».

En este sentido, los denunciantes alegan que el problema en el que se encuentran se ha visto agrabado por la «inacción del alcalde». Según explican, cada vez que han denunciado él «echa balones fuera». Añaden que tanto Sanidad Animal como la Guardia Civil les han explicado que es el Ayuntamiento «el que tiene que intervenir al estar en suelo urbano, pero no hace nada». Hace algunas semanas este periódico consultó al regidor sobre el caso, y este alegó que «ya se había abierto el expediente». Esta misma semana, Sanidad Animal confirmaba que era «el Ayuntamiento» quien tenía que intervenir y dirigirse a ellos. Mientras tanto, Ángeles, sus clientes y vecinos siguen esperando soluciones. «Nos estamos enfrentando entre vecinos solo porque el alcalde no aplica la Ley, le hemos denunciado los hechos y no hace nada».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos