Denuncian a un vecino de Ribamontán al Mar por «golpear con una azada» a un perro

Según la declaración que recogió la Guardia Civil, el presunto agresor amenazó con sacar una escopeta al testigo que le increpó por su acción

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

Un vecino de la localidad de Suesa (Ribamontán al Mar) ha sido denunciado por otro particular que vio como, presuntamente, agredía «con saña» a un perro, un cruce de pastor alemán de alrededor de un año, durante la mañana del viernes. En la declaración realizada por el testigo ante los agentes de la Guardia Civil de Santoña se recoge que se percató de los hechos al escuchar «un fuerte golpe y gemidos de un animal» que provenían de una finca. Fue en ese momento cuando el denunciante, que estaba trabajando en la zona, se asomó al interior y vio a un hombre golpeando con una azada y de forma repetida al perro, que se encontraba atado.

En la diligencia realizada por la Benemérita de Santoña también se explica que el supuesto agresor intentó intimidar a su interlocutor con frases como «sal de mi propiedad, que voy a buscar la escopeta y te voy a tirar un tiro en la cabeza» cuando este amenazó con llamar a los agentes.

Fue la patrulla que se personó en el lugar de los hechos la que trasladó al can al veterinario, quien determinó que presentaba dolores agudos en distintas partes del cuerpo, cortes y no era capaz de ponerse de pie. En ese informe, también se decía que el perro no tenía microchip y que el presunto agresor decía que se había encontrado el perro en su finca, pero que no era su dueño. A pesar de ello, se ofreció a costear su tratamiento y posteriormente se lo llevó a casa.

El testigo de los hechos, que según detalla en su denuncia pudo contrastar con los vecinos que no era la primera vez que se producía en la finca una situación de agresión animal como esa, se puso posteriormente en contacto con la Asociación Animalista de Vizcaya, que se ha encargado del seguimiento. «La sorpresa ha venido esta mañana (ayer) cuando hemos ido a la clínica veterinaria y hemos visto que bajaba del coche un perro en perfecto estado», explica Conchi Reyero, una portavoz de la organización, quien recuerda que el parte médico no dejaba dudas sobre la gravedad de la agresión. La única explicación que encuentran desde la asociación es que el denunciado llevara un ejemplar hermano para evitar las posibles responsabilidades por un delito de maltrato animal. Desde la Guardia Civil señalan que investigarán los hechos porque, por el momento, sólo existen dos versiones totalmente contradictorias.

Fotos

Vídeos