Un hombre dispara en dos clubes de alterne y se atrinchera en casa de su exmujer en Sarón

El edificio de la avenida Justina Berdia (Sarón), donde se atrincheró hombre que ejecutó los disparos la pasada madrugada./Antonio 'Sane'
El edificio de la avenida Justina Berdia (Sarón), donde se atrincheró hombre que ejecutó los disparos la pasada madrugada. / Antonio 'Sane'

El sujeto, conocido como 'El Rizos', ha sido detenido por la Guardia Civil, que se ha incautado del arma de fuego

José Carlos Rojo
JOSÉ CARLOS ROJOSantander

Los primeros disparos fueron a parar al techo del club Acrópolis, en la recta de Heras, pasadas las cinco de la madrugada de este sábado. Fue el modo en que el detenido, de unos 40 años y con iniciales J. L., de etnia gitana y conocido en Sarón como 'El Rizos', trató de amedrentar al hombre de nacionalidad rumana con el que discutía en el club. La disputa continuó bien regada en alcohol -según cuentan los testigos-, en otro de los establecimientos de la zona, el Borgia.

La fortuna quiso que nadie ahí saliera herido, y el periplo de este sujeto continuó más adelante, en el pueblo de Sarón. Visiblemente airado, según confirmó algún vecino de la zona, tomó un 'cubalibre' cuando casi comenzaba a salir el sol en otro de los bares del barrio de la avenida Justina Berdia. Justo donde vive su exmujer, que le interpuso hace meses una denuncia por la que tiene una orden de alejamiento. Nada de eso frenó a J. L, que sin pensarlo ejecutó otros tantos disparos al aire para que nadie lo frenara en su enajenación. Subió al que también había sido su piso, en una segunda planta del número 12 de esa calle. Pocos minutos después, afuera, en la calle, la Guardia Civil ya había cortado la calle al tráfico. Los disparos continuaron al principio de este nuevo enfrentamiento; pero la lucha pasó después a la dialéctica. La conversación entre el hombre armado y el operativo continuó por más de dos horas, y finalmente J. L. se entregó. El hombre fue detenido pasadas las siete de la mañana y entregó su arma de fuego.

El inmueble en el que vive su exmujer es propiedad de una entidad bancaria y «los servicios sociales se la han prestado a la familia hace más de dos años», según aseguran los vecinos del inmueble, que está situado en la calle principal de Sarón, en la misma carretera nacional. Añaden los vecinos que no saben cuánta gente vive en allí, «pero son muchos, y hay niños».

Por su parte, el Ayuntamiento de Cayón ha señalado que el Ayuntamiento no tiene nada que ver en la reubicación de esta familia en la avenida Justina Berdia. «No han sido los servicios sociales del Ayuntamiento», asegura el alcalde, Gastón Gómez. El mandatario de Cayón añade que «nunca ha habido una denuncia contra esta familia», aunque confiesa que «sí ha habido quejas».

Los vecinos de La Estación también protestan

Las quejas de los habitantes de esta avenida Justina Berdia de Sarón se suman a las protestas de los vecinos de otra de las zonas más afectadas por este tipo de conflictos, La Estación. «Lo del Ayuntamiento es de vergüenza. Se han dedicado a ubicar aquí a toda esta gente problemática y no hay más que miedo. Esto se ha convertido en una ciudad sin ley», resume un habitante de la zona que prefiere el anonimato. «Si no se adoptan medidas para frenar esto, acabaremos con algún muerto más pronto que tarde», agregan los vecinos. Lo más preocupante de este caso, según avisan quienes pudieron ver el tiroteo, es que en la casa donde sucedieron todos los hechos viven también niños.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos