Ingresa en prisión el joven que apuñaló a otro por la espalda en Solares

Ingresa en prisión el joven que apuñaló a otro por la espalda en Solares

El juez le prohíbe tanto él como a su novia comunicarse y aproximarse a la víctima y a su pareja

DM .
DM .Santander

El detenido por el apuñalamiento de un joven de 23 años el pasado domingo en Solares ingresó ayer en prisión de forma provisional y sin fianza. Así lo decretó el Juzgado 2º de Primera Instancia e Instrucción de Medio Cudeyo, que se ha hecho cargo del caso. También prestó declaración su novia en calidad de cómplice. Además, la juez decidió prohibir a ambos comunicarse y aproximarse tanto a la víctima, que sigue en estado grave en Valdecilla, como a la compañera sentimental de éste, que presenció la escena.

«Está vivo por el canto de un duro. Sigue mal, pero parece que ya está fuera de peligro», confirman desde la familia de la víctima, vecino de La Penilla y no de Entrambasaguas, como había trascendido en un primer momento. Los navajazos alcanzaron a Adrián M. en los pulmones y le provocaron la pérdida de 4,5 litros de sangre. Aunque las versiones de lo ocurrido son distintas, ambas partes coinciden en que existían desavenencias previas.

Ver más

De hecho, Jésica, la novia del agredido, había tenido antes una relación sentimental con el agresor, Alejandro E. Los problemas en la pareja comenzaron cuando él –aún menor de edad– despeñó por Peñacabarga el coche de la madre de la chica. Tanto este relato como la existencia de órdenes de alejamiento han sido corroborados por los entornos de las dos parejas. Las diferencias aparecen a la hora de describir las circunstancias del suceso. Por un lado, la familia del agredido dice que Adrián había ido a buscar a su novia a su trabajo y en ese punto fueron sorprendidos por el agresor, que clavó hasta en dos ocasiones y por la espalda una navaja al actual compañero sentimental de su expareja.

El entorno del agresor

En cambio, desde el entorno del supuesto agresor afirman que fue allí para ver un vehículo que quería adquirir. Es decir, que el suceso no estaba premeditado. Además, sus allegados aseguran que antes de sacar el arma blanca, Alejandro, de 18 años, fue golpeado por una barra metálica. En ese momento, ambos jóvenes «se enzarzaron en una pelea y sacó la navaja».

El mismo domingo por la tarde, antes de ser detenido por la Guardia Civil, el presunto agresor se personó en el cuartel de El Astillero con un golpe en la cabeza y varios puntos de sutura para denunciar que él también había sido agredido. «Hay varios testigos que vieron cómo se autolesionó golpeándose contra la puerta un coche», rebate la familia de Adrián.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos