Lectura e igualdad gracias a Corporaciones

Los trabajadores de 'Medio Cudeyo Familiar' han pasado seis meses trabajando en distintos proyectos de dinamización social y cultural. /Daniel Pedriza
Los trabajadores de 'Medio Cudeyo Familiar' han pasado seis meses trabajando en distintos proyectos de dinamización social y cultural. / Daniel Pedriza

El proyecto 'Medio Cudeyo Familiar' se clausura esta semana tras seis intensos meses de desarrollo de actividades socioculturales e igualdad de género

HÉCTOR RUIZMedio Cudeyo

Susana Iriondo estudió Química Ambiental y trabajó desarrollando e investigando para una empresa durante ocho años. Dejó su puesto porque se quedó embarazada y el niño venía con problemas. Fue entonces cuando decidió cambiar de rumbo su vida y montar una librería, que terminó traspasando por la llegada de su hija pequeña. Pero, tal como ella dice, «no hay que rendirse nunca». A partir de ahí, Susana ha ido enlazando proyecto con proyecto: se formó como educadora en medioambiente, directora de tiempo libre, cuentacuentos, trabajo en cartoneras... Ahora, con 39 años, es una más de los cincuenta contratados como refuerzo en el Ayuntamiento de Medio Cudeyo gracias a los programas de Corporaciones Locales subvencionados por el Servicio Cántabro de Empleo (Emcan).

Dentro de dicho programa, el consistorio diseñó cinco proyectos relacionados con mantenimiento y prestaciones sociales. Uno de ellos es 'Medio Cudeyo Familiar', que tiene el objetivo de promover la conciliación laboral a través de distintas actividades socioculturales; y que ahora llega a su fin tras seis meses de trabajo. «Ya había participado con el Ayuntamiento desde fuera, y me ha encantado conocerlo desde dentro», comenta Susana, que ha sido una de las nueve personas destinadas a este servicio.

Uno de los principales retos este año para Yolanda Valle, Concejal de Educación, Cultura y Juventud y una de responsables de 'Medio Cudeyo Familiar', ha sido la animación a la lectura. Para ello, propusieron sacar los libros de la biblioteca y trasladarlos a las calles, parques y piscinas. «Hemos alcanzado el reto hasta donde nos ha permitido la lluvia», reconoce Valle lamentando la climatología de la zona. El servicio pretende atender a todos los rangos de edad, y los más pequeños se sintieron atraídos por la invasión de los libros de las calles en seguida. Sin embargo, no ocurrió con los más adultos. «Los libros de mayores no se prestan tanto a leer en un ratito como los de los críos», comenta la concejal. Por ello, contempla ampliar la oferta de comics el año que viene, un género que se presta más a la lectura rápida.

Sin embargo, no han sido los más mayores los que han puesto piedras en el camino a los dinamizadores de 'Medio Cudeyo Familiar'. La población más inaccesible son los adolescentes. Tal y como demuestra la poca participación que hubo por parte de los jóvenes en la fiesta pre-nochevieja celebrada la semana pasada. «En seguida querían marcharse del centro cultural», confiesa Noelia Lavín, otra de las contratadas por el programa de Corporaciones Locales. Una postura que comparte la concejal; ya que, en su opinión, «el ocio de los jóvenes hoy en día está en la calle».

Ellos juegan a la comba

Además de acercar la lectura a la población, este año el Ayuntamiento de Medio Cudeyo ha aprovechado el refuerzo que supone el programa de Corporaciones Locales para alcanzar la igualdad de género. En las 'charlas café' se habló sobre todo del tratamiento de la mujer en la publicidad, y acudieron, principalmente, amas de casa. «Los hombres no van a este tipo de talleres porque lo saben todo», dice con ironía José Luís Saro, el único varón de los nueve participantes contratados en 'Medio Cudeyo Familiar'. Él ha estudiado magisterio de infantil, y reconoce que está acostumbrado a ser el único hombre en este tipo de trabajos.

Al igual que ocurría con las actividades de lectura, las de género han sido especialmente fructíferas para los más pequeños. Todos los dinamizadores del programa han podido comprobar cómo desde pequeños es importante favorecer una mirada igual entre sexos. «A través de actividades muy sencillas, hemos conseguido que los niños lleguen a conclusiones muy grandes», asegura Susana recordando en especial una actividad con un puzzle de un cuento en el que la última pieza era la protagonista femenina. Al respecto, José Luis confiesa que le ha llamado la atención que «los niños son políticamente correctos en cuestiones de género. Pero luego no lo llevan a la práctica y no aceptan que un niño juegue a la comba y una niña al fútbol».

Por su parte, Yolanda Valle ya tiene las miras puestas en el siguiente 'Medio Cudeyo Familiar', que debería comenzar en mayo. No obstante, planea aplazar el inicio un mes. El motivo es que los retrasos en la convocatoria terminaron por beneficiar el programa que finaliza ahora. «No comenzamos hasta julio y, dado que tienen una duración de seis meses, hemos tenido cubierto el periodo de verano y navidad». Además, lamenta la marcha de los participantes. «Han sido un grupo con una gran iniciativa, tanto en el hacer como en el proponer», explica. De hecho, todos están dispuestos a repetir, aunque si hay mucha demanda no tendrán preferencia en ocupar la plaza. María Castañeda, coordinadora y técnico de tiempo libre y animación sociocultural, espera que los servicios le ayuden a conseguir un trabajo más estable. «Siendo mujer cuesta más porque tengo una edad en la que se supone que tengo que ser madre», justifica. De hecho, asegura que la experiencia de trabajo temporal que le brinda el programa de empleo de Corporaciones Locales, a través del Emcan, le sirven también para añadir una importante línea en su currículum.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos