Liérganes 'en pie de guerra' por los bolardos recolocados en el casco viejo

El Ayuntamiento ha bajado la hilera de bolardos que había a la calzada causando el malestar de residentes, hosteleros y comercio de la calle Juan Curtius. / Elena Tresgallo
Liérganes

PP y PRC piden un pleno extraordinario para que el Ayuntamiento rectifique su actitud de cambiarlos de lugar obstruyendo la calzada

Elena Tresgallo
ELENA TRESGALLOLiérganes

El Partido Popular y el PRC en Liérganes han reclamado la celebración de un Pleno extraordinario para pedir la retirada de los bolardos que se acaban de recolocar en el casco histórico, invadiendo parte de la calzada de la calle Juan Curtius y que, a su juicio, limitan el estacionamiento o paso de residentes, comerciantes y clientes. La oposición entiende que el equipo de Gobierno de Unión por Liérganes y Pámanes (ULP) ha aprovechado los trabajos de arreglo de los blandones para reubicar estos elementos y consolidar «de forma irregular, sin dialogo y por la vía de los hechos» una peatonalización que rechaza el comercio y los residentes de la zona.

En este sentido, PP y PRC acusan al alcalde, Santiago Rego (ULP), de tratar de aplicar la fallida ordenanza de tráfico, que no consiguió aprobar a inicios de año, porque no contó con el respaldo del Pleno ni de la vecindad. «La actuación que se que se está efectuando en este momento es una aplicación 'de facto' de una normativa cuya aprobación no se ha producido, que pudiera derivar incluso con consecuencias legales de diversa índole, ya que atenta contra los más elementales servicios de democracia y vulnera el respeto a las competencias plenarias municipales», resumen en el escrito.

Los concejales de PP y PRC aclaran que las obras de recolocar los bolardos, «bajándolos de las aceras», las están llevando a cabo operarios municipales (no la contrata de Obras Públicas) y que lo hacen a medida que ven se va acabando la pavimentación de los tramos.

El presupuesto

139.000
euros son el presupuesto del proyecto que la Consejería de Obras Públicas ejecuta para la reparación del firme y los blandones en el casco histórico. Una actuación que concluirá a finales de este año con cargo al presupuesto del Ejecutivo. La obra incluye la reposición del pavimento de la calle Juan Curtius –desde El Cantón hasta el cruce del Batán– y en la conocida cómo Plaza de los Cañones.

Consideran asimismo, que la colocación en sí de estos bolardos en la calzada causa «impedimentos» en el paso para vecinos, turistas y comerciantes de la zona y son «un peligro para la circulación del tráfico rodado». A la par, también se pide que no se eliminen las plazas de aparcamiento de la Plaza Marqués de Valdecilla.

«Desde nuestro partido no hemos hecho más que ser sensibles a la petición de la mayor parte de vecinos y comerciantes de no cerrar al tráfico rodado el casco viejo, porque el daño que se está haciendo a los comerciantes es importantísimo, ya que el tipo de comercio que hay aquí vive de los pueblos que vienen de al lado, que si no pueden parar se irán a otro sitio», valoró ayer el portavoz del PP, Ángel Bordas, quien aludió a la existencia de un déficit de dialogo del equipo de Gobierno hacia este sector de la población.

El alcalde defiende su actuación para ensanchar la acera y convocará el Pleno

A la par, la concejal y portavoz del PRC en el Ayuntamiento, Ana Poo, coincidió en que «la raíz del asunto» es la falta de aparcamiento alternativo y «la incapacidad del alcalde para hablar con los afectados y atender a las propuestas que se le han hecho». Para el PRC «está antes la subsistencia de las familias que todo lo demás», incidió.

Informes a favor

El alcalde de Liérganes, Santiago Rego (ULP) anunció ayer que convocaría el Pleno en plazo para no cercenar el debate a la oposición, pero aseguró que no se estaba haciendo nada ilegal. «Los alcaldes tenemos esa competencia», afirmó.

En todo caso, el regidor que siempre ha defendido la peatonalización del casco antiguo -al tratarse de uno de los requisitos de estar en el Club de 'Los pueblos más bonitos de España'- aseguró que había solicitado informes a distintos organismos, no solo jurídicos, sino también a los redactores del Plan Especial de Protección y a consejos como El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad, que avalan la necesidad de ensanchar la acera en el casco. También insistió que «la mayoría» de vecinos de Liérganes ve con buenos ojos la peatonalización, y que ya hay también escritos de colectivos conservacionistas.

Un requisito de ‘Los pueblos más bonitos’

Desde la adhesión al club de ‘Los pueblos más bonitos de España’, la ULP ha tratado de peatonalizar el casco antiguo como «requisito imprescindible» para mantenerse dentro de éste escaparate promocional. No obstante, la oposición municipal –con mayoría en el Pleno de la Corporación– ha frenado estas iniciativas y negado el hecho de que esto suponga la expulsión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos