Una momia reta a los alumnos de Latas

El CEIP Nuestra Señora de Latas se convierte en una sala de escape, lo que hace que sea uno de los primeros centros en aplicar este popular juego en sus clases

Todos debían colaborar conjuntamente para conseguir salir de la pirámide en la que se convirtió el colegio./H. Ruiz
Todos debían colaborar conjuntamente para conseguir salir de la pirámide en la que se convirtió el colegio. / H. Ruiz
Héctor Ruiz
HÉCTOR RUIZ

Como si se trataran del mismísimo Indiana Jones o de la aventurera Lara Croft, la semana pasada los alumnos del tercer ciclo del CEIP (Colegio de Educación Infantil y Primaria) Nuestra Señora de Latas (Somo) tuvieron que hacer frente a una misión arqueológica cargada de pruebas de inteligencia. Se trata de una propuesta lanzada y preparada por el Ayuntamiento de Ribamontán al Mar que presenta un reto a los alumnos para que, a través del juego, asienten distintos conocimientos a la vez que ejercitan su capacidad, lógica, deductiva, comunicativa y de colaboración con sus compañeros. Los responsables de la iniciativa no conocen de la existencia de otros centros educativos que hayan aplicado iniciativas similares de una manera tan preparada.

De un tiempo a esta parte, se han hecho muy populares las salas de escape, en las que los participantes deben de hallar la manera de salir de una habitación a través de enigmas, rompezabezas y deducciones. Todo ello unido a través de una historia. A partir de este planteamiento, Tatiana de La Maza y Alicia Fernández, técnicos del Ayuntamiento de Ribamontán al Mar, se propusieron idear una prueba de este tipo adaptada a alumnos de quinto y sexto de primaria. El resultado es que el colegio esta semana se ha convertido en una pirámide egipcia, con momia incluida, que encerró a los niños con una serie de incógnitas matemáticas, lingüísticas y deductivas para conseguir su libertad.

Las pruebas con números estaban muy presentes en la sala de escape.
Las pruebas con números estaban muy presentes en la sala de escape. / H. Ruiz

Cerca de cien niños del Colegio de Ribamontán al Mar lo han probado esta semana, todos ellos pertenecientes al tercer ciclo de primaria. «En los cursos inferiores no se ha propuesto porque sería demasiado complicado para ellos», aclara Fernández. Para lograr salir del aula que representa la cámara de los faraones se les concede una hora, un tiempo algo ajustado en el que se les presentan pruebas que requieren de distintas aptitudes. El motivo principal es que todos los niños encuentren un reto que se adapte a ellos.

«Nos gustó esta propuesta porque intenta premiar la colaboración por encima de la rivalidad» María Antonia Manzano | Directora del colegio

De hecho, los profesores dividieron a los alumnos en grupos según sus capacidades para que todos pudieran participar y formaran parte de un puzzle en el que si faltara uno de ellos, el conjunto estaría incompleto. El resultado es que estaban entusiasmados con el juego. «Todos quieren ganar y saben que aquí salen todos o ninguno», recuerda Fernández.

Tanto es así, que una de las principales diferencias con otras salas de escape, en las que sí hay una competición entre grupos, es que en la ideada para el colegio de Nuestra Señora de Latas se ha intentado disminuir todo lo posible el factor de la competitividad. «Una de las características que más nos gustó de esta idea es que se premia la colaboración entre ellos por encima de la rivalidad», recuerda María Antonia Manzano, directora del centro.

«Este ejercicio ayuda a los niños a saber gestionar la frustración cuando algo no les sale bien» Alicia Fernández | Técnico del Ayuntamiento

Asimismo, además del compañerismo, esta actividad funciona para gestionar la frustración, en el caso de que no consigan superar el reto. «Es algo que hay que trabajar en todos los ámbitos, no solo en los colegios. No se tiene que ganar siempre, y los niños deben aprenderlo cuanto antes», recuerda la técnico. En este aspecto también está de acuerdo Manzano, que aunque asegura que los alumnos del colegio tienen un buen comportamiento, aprecia que hoy en día «los niños no conocen el término 'no'».

La preparación

El proyecto lleva gestándose desde hace algún tiempo y, en concreto, ha sido necesario cerca de un mes de trabajo para ponerlo en marcha. No solo el Ayuntamiento y el colegio han trabajado conjuntamente para que todo saliera adelante lo mejor posible, también han participado otros trabajadores municipales como operarios de electricidad para crear algún artilugio. A su vez, también recurrieron al grupo de teatro Ucálito de Ribamontán al Mar, que se vistieron de egipcios para la grabación de los vídeos iniciales que introduce a los alumnos en la historia y presenta las normas que deben seguir. «Nos ha sorprendido lo mucho que cuesta sacar adelante un proyecto como este».

El proyecto, coordinado por el Ayuntamiento, ha contado con la colaboración de distintos colectivos del municipio

No solo eso, los cursos que se han enfrentado a esta prueba estuvieron trabajando las semanas previas todo lo referente a los antiguos egipcios. De este modo, asistieron al reto con un mayor conocimiento sobre su cultura, como por ejemplo descubrir a todos y cada uno de lo muchos dioses a los que adoraban. «No es algo muy habitual, porque se suele enseñar la cultura egipcia en la secundaria, no en primaria», recalca la directora del centro. A su vez, explica que, en lugar de haber un examen, la actividad de escape «funciona como guinda del pastel a una serie de aprendizajes adquiridos».

Los alumnos trabajaron los días previos en clase el mundo egipcio para enfrentarse al reto.
Los alumnos trabajaron los días previos en clase el mundo egipcio para enfrentarse al reto. / H. Ruiz

Ahora, el siguiente paso para el Ayuntamiento es valorar de qué manera puede difundir este proyecto que, teniendo en cuenta su planteamiento, consideran novedoso dentro de las aulas. Se han propuesto trasladarlo a otros colegios, pero el montaje de la sala lleva aparejado un trabajo de aproximadamente cuatro horas. Por ello, se está estudiando habilitarla en alguna sala municipal o mantenerla en el CEIP para invitar a otros centros a jugar ahí. Sea como sea, parece seguro que la pirámide volverá a atrapar y retar a más niños.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos