El Palacio de los Acebedo inicia una nueva vida

Imagen antigua. El edificio en una imagen antigua de archivo, cuando era un bar tienda, un negocio que lo mantuvo en pie durante 135 largos años. /DM
Imagen antigua. El edificio en una imagen antigua de archivo, cuando era un bar tienda, un negocio que lo mantuvo en pie durante 135 largos años. / DM

El Ayuntamiento de Entrambasaguas concedió, en la última Junta de Gobierno, la licencia para su rehabilitación integral

Elena Tresgallo
ELENA TRESGALLOHozanayo

El Ayuntamiento de Entrambasaguas concedió, en la última Junta de Gobierno local, la licencia de obra para la rehabilitación integral del Palacio de los Acebedo en Hoznayo. Los trabajos, según confirma la empresa Promociones Culturales e Inversiones Hoznayo, SL, se iniciarán a mediados de este mes de junio y se ejecutarán en dos fases. La primera de ellas contempla la rehabilitación del tejado y el forjado interior de los edificios del XVII, los jardines y la restauración de la capilla de estilo herreriano. El presupuesto, sólo para la primera fase, podría superar el «millón de euros».

La nueva vida del Palacio de los Acebedo se empieza ya a vislumbrar. Un futuro que pasa por dar un uso hostelero y cultural al inmueble que es todo un emblema de la historia del municipio. Tras dos largos años de trámites y permisos, el proyecto de rehabilitación de este conjunto, declarado monumento Bien de Interés Cultural en 1979, por fin ve la luz.

Con la licencia de obra ya en la mano desde el pasado martes, la promotora del proyecto confía en poder iniciar los trabajos a mediados de este mes. A la par, se hará pronto «una presentación pública» sobre los detalles de restauración de este inmueble y todo su entorno, que también cuenta con protección patrimonial desde el año 2003.

Las obras comenzarán a mediados de este mes y su importe superará el millón de euros

La restauración abarca los tres edificios que forman parte del Palacio, como son la capilla panteón de los Acebedo (de estilo herreriano), el palacio y la torre, la parte más antigua del conjunto histórico artístico propiedad de la Fundación de la Casa Ducal de Medinaceli «que sigue apoyando» el proyecto, según explicó la promoción de la obra.

El futuro inmediato del edificio pasa por un ambicioso proyecto de restauración «hostelero y cultural» que incluye habilitar un restaurante y cafetería, con amplio jardín exterior de más de 6.000 metros, que será restaurado en esta primera fase, junto a la capilla panteón. La idea es que el templo albergue de nuevo las estatuas de los orantes, una valiosa obra escultórica que, por problemas de humedades en el edificio, fue trasladada hace años al palacio de los Hornillos en Arenas de Iguña, donde aún permanecen en custodia.

A la par, el proyecto también contempla la posibilidad de futuras muestras expositivas o de arte en este recinto, una vez restaurado.

Según especificó la promotora, esta primera fase -que supondrá la rehabilitación de la cubierta y del forjado y ventanas de todo el inmueble- cuenta con un presupuesto que podría superar el millón de euros y tendrá un plazo de ejecución de un año. «Se hará primero el restaurante y las primeras plantas; después, en una segunda fase de otros nueve meses, se ejecutará el hotel que se ubicará en la parte superior».

En primavera del año 2016 ya se realizó una primera intervención para asegurar el edificio, ya que presentaba una situación avanzada de ruina y amenazaba colapso de algunas estructuras. En paralelo, se procedió a limpiar la finca exterior que será parte del futuro complejo hostelero de Hoznayo. Esa primera intervención permitió de paso evaluar el estado del inmueble y la torre medieval (XVI), aquejada de importantes problemas de humedades, además de la apertura de grietas en sus paredes provocadas por la maleza que crecía en su interior, debido a décadas de abandono, y que fue totalmente retirada en esa primera actuación de urgencia estructural.

Una vez ejecutada la limpieza, la licencia y los permisos municipales y las autorizaciones de patrimonio cultural -dado que se trata de un inmueble protegido- se han dilatado a lo largo de estos dos años.

En la lista roja del Patrimonio

La noticia de su rehabilitación significa, entre otras cosas, que el Palacio de los Acebedo en Hoznayo pronto podrá salir de la lista roja del patrimonio que publica, cada año, la Asociación Hispania Nostra para denunciar edificios o espacios naturales singulares en peligro de extinción. Un listado que respecto a Cantabria señala 24 construcciones en decadencia que se encuentran «amenazadas por un riesgo grave de destrucción, desaparición o pérdida irreversible de sus valores patrimoniales», entre las que aún se sitúa el BIC de Hoznayo.

El colectivo conservacionista actualizaba su inventario de inmuebles añadiendo, esta semana, dos nuevos elementos arquitectónicos de la región ante su «deplorable estado de abandono», la Torre de Cadalso, en Valderredible, y el Caserío Redondo, en San Martín de Quevedo (Molledo).

Además, no sólo la ruina y el abandono por parte de sus propietarios ha amenazado al inmueble, en el año 2003 también peligró la integridad de su entorno por el proyecto de ampliación de una cantera, que se consiguió paralizar. Tampoco es la primera vez que la iniciativa privada se interesa por este enclave para transformarlo en hotel. En 2009 ya hubo otro proyecto que se presentó, pero no llegó a prosperar.

El Palacio albergó un bar tienda durante algo más de un siglo

El Palacio de los Acebedo se orienta ahora a un uso hostelero, que fue lo que le mantuvo sin desmoronarse durante el último siglo y medio. La parte frontal del edificio –que ahora se proyecta como restaurante y cafetería de lujo– fue en sus orígenes un negocio mucho más modesto, un bar tienda que evolucionó a bodegón con sabor a blanco tradicional de solera, como muchos recuerdan aún y que fue clausurado a principios de este siglo, tras 135 de actividad.

El edificio perteneció en sus orígenes a la familia de los Acebedo. Se trata de un linaje originario de Hoz de Anero, tal y como reflejan los historiadores Miguel Ángel Aramburu-Zabala Higuera y Patricia Asua en el catálogo de Patrimonio Artístico de Entrambasaguas, donde se cuenta la historia del ahora monumento BIC y sus moradores.

Los actuales propietarios son la Fundación Casa Ducal Medinaceli, cuyos estatutos como institución cultural son los de «conservar, restaurar, reintegrar, estudiar, promover y difundir el patrimonio histórico». Por ello, la solución final elegida para Acebedo ha sido la cesión del edificio para esta doble actividad hostelera y cultural.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos