Santa María de Cayón vuelve a sacar a licitación el radar solidario

Se ha cumplido un año de la instalación del radar solidario en Santa María de Cayón.
Se ha cumplido un año de la instalación del radar solidario en Santa María de Cayón. / Celedonio Martínez

Esta semana entra en vigor la ordenanza que regula la distribución de su recaudación con fines sociales

Elena Tresgallo
ELENA TRESGALLO

El Ayuntamiento de Santa María de Cayón sacará a licitación en breve el servicio de control e imposición de sanciones del radar solidario instalado en Sarón. Lo hace tras expirar el primer año de contrato con la empresa Vialine que se ha encargado de recaudar el dinero y controlar el radar que multa a aquel que sobrepase los 60 kilómetros hora establecidos.

Para tranquilidad de los infractores, el aparato lleva más de dos meses sin funcionar, debido a que «el semáforo» dependiente del Gobierno de Cantabria «estaba estropeado». No obstante, una vez que se adjudique el nuevo concurso por importe de 120.000 euros, el sistema volverá a funcionar. La multa es de 200 euros y la media diaria es de una o dos sanciones al día.

La multa para los conductores que sobrepasen los 60 kilómetros por hora es de 200 euros

La tregua para los que incumplen la normativa de tráfico no durará mucho, porque en pocos días volverá a estar en marcha este radar, cuya característica principal siempre ha sido la «preventiva», dado que se encuentra cercano a dos centros educativos. El carácter solidario es un valor añadido a este sistema y lo aporta el hecho de que el Ayuntamiento reparte ‘al 50%’ el importe de las multas con la empresa recaudadora, mientras que la parte que corresponde al municipio se reutiliza en gasto social.

Empresas interesadas

La nueva adjudicación, cuya licitación se publicará en el plazo de 15 días en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC), asciende a 120.000 euros con una concesión por un periodo de 4 años. Según explico el alcalde de Santa María de Cayón, Gastón Gómez, «ya hay varias empresas interesadas» en hacerse con esta gestión.

A tal efecto, esta misma semana entraba en vigor la ordenanza para regular el dinero que se recauda. Aunque no hay datos definitivos aún, en los primeros nueve meses de la puesta en marcha del radar se recaudaron más de 18.000 euros, que fueron a parar a la hucha de lo social. La normativa permite, entre otros asuntos, que ese dinero obtenido de las sanciones por exceso de velocidad abone los recibos de la luz y el agua o los alimentos básicos para las 200 familias en riesgo de exclusión en el Valle de Cayón.

Entre otros aspectos, la ordenanza contempla un «espectro muy amplio» de ayuda a colectivos desfavorecidos, de cara a compatibilizar las ayudas con las que se ofrecen desde otras administraciones. Además, la propia normativa es «muy abierta» y deja a la valoración de los Servicios Sociales municipales y la Comisión del área la valoración del destino de la ayuda.

El dinero tendrá diferentes destinos como el pago de las ayudas al alquiler; el abono de suministros básicos como la electricidad o el gas; la compra de alimentación fresca o de productos de higiene, pero también para abonar una actividad extraescolar o «una excursión del colegio si se entiende que la familia no puede permitírselo y es motivo de exclusión», según se defendió en su momento.

El radar

El radar «solidario» está instalado desde hace un año en el cruce de Cayón, dirección Sarón, en la carretera CA-142 entre Guarnizo y Villacarriedo. Santa María de Cayón se convertía así en un municipio pionero en la gestión del tráfico al controlar la velocidad de los vehículos que circulan por el centro del pueblo con un «radar solidario»

El motivo de su instalación fue garantizar la seguridad vial de los 1.700 escolares y alumnos del colegio Gerardo Diego y el IES Lope de Vega. De hecho fueron las direcciones de los centros educativos y los propios padres de alumnos quienes solicitaron medidas preventivas que se transformaron en la instalación del radar.

En su primer día de funcionamiento, el radar ‘cazó’ a 75 infractores y tuvo algunos problemas de funcionamiento que se subsanaron posteriormente. No obstante, a medida que avanzó la popularidad del dispositivo fueron disminuyendo las infracciones.

Fotos

Vídeos