Los vecinos de Entrambasaguas están en alerta tras una oleada de robos y okupas

La urbanización de Entrambasaguas «acosada» por los cacos, donde también se abortó un intento de ocupar una vivienda./Sane
La urbanización de Entrambasaguas «acosada» por los cacos, donde también se abortó un intento de ocupar una vivienda. / Sane
Entrambasaguas

El Ayuntamiento reconoce que existe preocupación por el problema y ha solicitado más vigilancia a la Guardia Civil

Elena Tresgallo
ELENA TRESGALLOEntrambasaguas

El municipio de Entrambasaguas ha sufrido una oleada de robos en las últimas semanas que tiene en alerta a los vecinos y al propio Ayuntamiento. A las denuncias puntuales por robos en viviendas o el caso de los falsos operarios municipales que sisaron 800 euros y joyas a dos ancianos en abril se suman ahora los conatos de ocupación en viviendas vacías o el acoso «casi a diario» de los cacos a una urbanización en Entrambasaguas.

«Estamos preocupados», reconoció la alcaldesa de Entrambasaguas, María Jesús Susinos, a preguntas de este periódico sobre el caso concreto de esta urbanización, pero también sobre otros episodios puntuales que se han producido. Según explicó la regidora, el Ayuntamiento «esta siempre en contacto» con la Guardia Civil, «y sabemos que los agentes están haciendo bien su trabajo, pero les hemos pedido más colaboración, más vigilancia y que las patrullas estén más presentes», añadió. La regidora también recordó que la propia Guardia Civil ha trasladado un mensaje de «tranquilidad» a los vecinos porque las estadísticas de delitos siguen siendo bajas.

Una urbanización «acosada»

Dentro de los sucesos registrados, destaca el caso de la urbanización Jardines del Sedillo en el barrio de Santa Ana de Entrambasaguas. Allí, la Comunidad de Propietarios (formada por 160 viviendas) ha denunciado un «acoso» literal de los ladrones hacia esta zona residencial de viviendas. Lo viven y describen de esta manera porque desde hace unas semanas vienen sufriendo varios robos y ataques a vehículos. Unos hechos que suceden -según relatan- dentro de los garajes privados de los bloques de edificios. «En cosa de tres semanas nos han robado en varios vehículos, a uno le han quitado las cuatro ruedas y a otro vecino le han robado un remolque», explicaba a éste periódico una vecina de la urbanización.

A la par, hace aproximadamente un mes fueron los propios residentes quienes tuvieron que «abortar» el intento de ocupación de una de las viviendas vacías de la urbanización por parte de unas personas ajenas a la propiedad, tras alertar de ello a la Guardia Civil para que lo impidiese. De hecho, pudieron denunciar porque los okupas «reventaron» uno de los portales para acceder a la vivienda vacía. «La Guardia Civil nos dijo y nos insistió en que era muy importante que nos mantuviésemos alerta y también que les hubiésemos llamado y denunciado porque así podían frenar la ocupación», explicaron desde la comunidad afectada.

La urbanización Jardines del Sedillo instalará videovigilancia por los continuos robos

Pero su valiente y solidaria acción no les ha librado, tras estos hechos, de ser objeto de robos dentro de su propia casa. «Hemos hablado con el Ayuntamiento y la Guardia Civil, pero al final tendremos que poner videovigilancia para poder identificar a los que están haciendo esto», añadían desde la comunidad. «La gente está alarmada porque han sido muchos y seguidos los robos, sobre todo en la zona de los garajes y de noche, por ello vamos a tomar medidas y convocaremos reunión urgente para instalar cámaras», resumieron.

La alcaldesa de Entrambasaguas reconoció el problema concreto de esta comunidad y aseguró que, aunque el municipio ha sido objeto de otros robos e intentos de ocupación de viviendas, el caso de Jardines del Sedillo en concreto «es excepcional», por lo que ella misma ha trasladado a los agentes la necesidad de que se patrulle «con más frecuencia». Una medida que también reclaman los vecinos afectados, para tratar de disuadir las acciones vandálicas, los robos y destrozos a los vehículos que están sufriendo.

Al caso de esta urbanización acosada por los cacos, hay que sumar también el robo que una pareja de ancianos del municipio sufrió el pasado mes de abril, cuando unas personas se hicieron pasar por operarios municipales y accedieron a la vivienda.

Prevención y tranquilidad

En una labor de prevención, el Ayuntamiento en colaboración con la Guardia Civil ofreció recientemente una charla a la que acudieron numerosos vecinos. En ella se dieron las pautas para prevenir la visita de los ladrones o las ocupaciones en viviendas, además de lanzar un mensaje de «tranquilidad» a los presentes puesto que «no hay un ladrón en cada esquina», dijo la Guardia Civil, añadiendo que las estadísticas sobre la comisión de delitos siguen estando por debajo de la media española en Cantabria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos