Cayón 'hereda' el Molino de Torrentero con la condición de transformarlo en casa de cultura

El abogado cayonés y el alcalde, firman ante notario la cesión del molino. /Ayuntamiento de Santa María de Cayón
El abogado cayonés y el alcalde, firman ante notario la cesión del molino. / Ayuntamiento de Santa María de Cayón

El edificio ha sido donado en vida a su pueblo por el abogado cayonés Mateo José Luis Gómez, que ha solicitado la puesta en marcha del viejo molino que existe en la finca

HÉCTOR RUIZSanta María de Cayón

El Ayuntamiento de Santa María de Cayón anunció esta semana la recepción de la cesión del antiguo edificio conocido como El Molino de Torrentero para destinarlo a casa de cultura. Esa es la condición principal que el donante, el abogado de origen cayonés Mateo José Luis Gómez, le ha impuesto al alcalde, Gastón Gómez, para recibir el edificio y el molino adosado que habrá de ser restaurado y puesto en marcha. El Ayuntamiento ya ha anunciado que invertirá cerca de 200.000 euros para adecuar el espacio a usos culturales y didácticos.

El alcalde y el donante se reunían hace unos días para rubricar ante notario la cesión del inmueble a favor del Ayuntamiento. En concreto, el edificio cedido consta de dos plantas de 215 metros cuadrados, cada una, así como desván, y un viejo molino adosado a ella, con algunos de sus elementos originarios de su arquitectura en siglos pasados.

Las condiciones

Según informó el Ayuntamiento en un comunicado, estos inmuebles «están libres de cargas y arrendamientos». A la par, la donación se sujeta a la condición de que el Ayuntamiento destine el edificio de planta, piso y desván «a centro de cultura y el molino recobre su actividad, recuperando el caudal de agua que tenía». Según añaden, el viejo ingenio hidráulico se podrá destinar también a un uso «didáctico y testimonial de la cultura del Valle de Cayón».

El Ayuntamiento tiene previsto invertir 200.000 euros en su rehabilitación

Para cumplir estas obligaciones, los dos edificios cedidos tendrán acceso desde el exterior para personas y vehículos, a través de una franja de terreno que quedará como servidumbre de finca. Así mismo, se habilitará un acceso peatonal, desde el lindero norte que confluye con al paseo del ferrocarril. El molino tomará sus aguas del río Suscuaja, las conducirá por la calcera existente y desaguará por el cauce que tiene al oeste. Será también servidumbre de la finca a favor del molino.

Una vez donado el edificio, el Ayuntamiento iniciará un proyecto de rehabilitación con los 200.000 euros consignados en el presupuesto de 2018, junto con la partida del remanente de tesorería existente. Esta primera fase, hará posible rehabilitar fachadas y tejado, así como la limpieza del acceso y la regularización de la calcera. A la par, de cara al siguiente ejercicio (2019) la intención del Ayuntamiento es ejecutar la segunda fase para habilitar el Centro Cultural. Además, según especifica el documento de cesión, en caso de incumplirse las condiciones pactadas «los bienes donados revertirán al donante».

Desde el equipo de Gobierno se expresaba el «agradecimiento» al donante y familia por la cesión de este espacio para una casa de cultura de la que carece el municipio. «Mención especial para su sobrino José Luis López, que durante estos meses de gestión ha sido bastón fundamental para que la donación se efectuase de manera diligente y exitosa», apostillaron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos