Muere un hombre de 87 años tras incendiarse su casa en Selaya

Un bombero trabaja en el exterior de la casa./Antonio 'Sane'
Un bombero trabaja en el exterior de la casa. / Antonio 'Sane'
Selaya

Su hija y su yerno, que también se encontraban durmiendo en la vivienda, intentaron salvarle la vida pero fue imposible debido al intenso humo negro y las llamas

Susana Echevarría
SUSANA ECHEVARRÍASantander

Un hombre de 87 años ha fallecido esta madrugada tras incendiarse su casa en el barrio Puente Piedra de Selaya mientras dormía en la planta baja de la vivienda. La causa del fuego pudo ser el mal funcionamiento de una manta eléctrica con la que dormía, pero este dato todavía no ha sido confirmado por la policía judicial. Junto al fallecido se encontraban a esa hora, en la primera planta de la casa, una de sus hijas y su yerno, que al darse cuenta de la situación avisaron al 112 inmediatamente. En un primer momento, ambos bajaron a la planta baja e intentaron salvar la vida del anciano pero finalmente no pudieron conseguirlo.

A las 3.30 de la madrugada de este domingo (hora actual), la hija del fallecido avisó al Centro de Gestión de Emergencias 112 de que su casa se estaba quemando. Ella y su marido bajaron a la planta baja, donde estaba la habitación fallecido e intentaron sacarle, pero un negro e intenso humo les impedía ver nada. La situación fue empeorando a medida que pasaban los minutos, por lo que ambos tuvieron que abandonar la vivienda, con múltiples quemaduras, intoxicados por el humo y sin poder rescatar al anciano.

En el exterior de la casa, en esos momentos ya había numerosos vecinos del barrio Puente Piedra arremolinados frente a la vivienda que ardía. Antes de que los bomberos llegaran, alguno de ellos incluso intentó entrar para rescatar al anciano, pero «era imposible». «No se veía nada. El humo era tan negro que sólo se veía oscuridad y al fondo llamas. Era como la entrada al infierno. Yo, que vivo a 30 metros, y otros vecinos que han salido de sus casas alertados, hemos intentado entrar pero era completamente imposible», relata el alcalde de Selaya, Cándido Cobo, vecino de ese mismo barrio y amigo personal del fallecido, muy afectado por el suceso.

Los bomberos del Parque de Villacarriedo, del propio servicio de Emergencias 112, fueron los primeros en llegar tras el aviso. Se encontraron un panorama muy complicado. Un incendio completamente desarrollado, con una importante carga de fuego y humo negro que no permitía la entrada de ninguno de ellos dentro de la casa. A pesar de la situación, los bomberos lograron extinguir ese fuego en un corto espacio de tiempo. Y cuando las llamas ya estaban rebajadas fue cuando pudieron entrar en la vivienda. Se dirigieron directamente a la habitación en la que dormía el anciano, pero hallaron al hombre de 87 años, ya fallecido, dentro del dormitorio.

Tras confirmarse la terrible noticia, la hija y el yerno, que estaban ya fuera de la casa, tuvieron que ser atendidos de las quemaduras que sufrían y porque además presentaban también síntomas de intoxicación. Los dos fueron trasladados al hospital de Valdecilla.

A falta de que se complete la investigación iniciada por la Policía Judicial de la Guardia Civil, hay indicios de que la causa del fuego pudo deberse al mal funcionamiento de una manta eléctrica que el fallecido tenía en su cama, aunque esta información no ha sido aún verificada por los expertos que estudian este lamentable suceso.

Un vecino de toda la vida de Selaya

El fallecido era un vecino de Selaya «de toda la vida, muy conocido y querido en el pueblo» y según añade el alcalde «no estaba impedido para caminar, aunque tuviese 87 años». Tenía otras tres hijas además de la que se encontraba con él en la casa y que resultó herida.

A las labores para apagar completamente del incendio se sumaron, posteriormente, siete bomberos de Santander (con dos vehículos), que han trabajado junto con los miembros del parque de Villacarriedo para completar la extinción y sanear los espacios afectados por el fuego.

Antonio 'Sane'

Posteriormente, los efectivos del 112 han revisado las viviendas anexas a la incendiada y una de ellas presenta leves daños por humo, aunque ninguna sufre problemas estructurales.

El incendio se produjo, por causas que aún se desconocen, en una edificación de dos alturas más desván adosada a otras dos viviendas, en una hilera compuesta por cuatro casas. El fuego ha quemado por completo la planta baja, en la que se encontraba la víctima y además parte de la primera planta se ha derrumbado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos