«Cuando intentaron entrar ya había muchas llamas y no pudieron hacer nada»

Dispositivo de extinción del incendio de la vivienda, que fue supervisado por el consejero de Presidencia.
Dispositivo de extinción del incendio de la vivienda, que fue supervisado por el consejero de Presidencia. / 112

Jesús Lastra
JESÚS LASTRA

Su sobrino Javier, cuyo padre vivía a pocos metros del fallecido, lo contó todavía conmocionado por «la desgracia» que golpeó ayer al pequeño pueblo de Tezanos (Villacarriedo): un octogenario, residente de la zona de toda la vida, fue hallado muerto en su casa del barrio La Torre tras haber cundido la alarma entre los vecinos que la vieron en llamas. «No sabemos todavía cómo ha podido pasar», contó su sobrino, que sabía que un vecino avisó de que la vivienda estaba ardiendo y que «intentaron entrar, pero ya había muchas llamas y no pudieron hacer nada».

La fatal noticia se extendió rápidamente por el pueblo y eso que muchos se estaban preparando o se habían ido ya hacia Valvanuz, donde ayer se celebraba el día grande de la virgen de la localidad, una cita muy seguida en la zona pasiega.

El aviso al Centro de Gestión de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria se produjo sobre las 10.10 horas. Una de las vecinas de las viviendas más cercanas señaló que ella había notado «olor a quemado, pero no le había dado importancia porque es habitual que la gente ande quemando». Cuando se dio cuenta de lo que pasaba, vio sobre todo «una gran humareda, impresionaba mucho».

Habitación calcinada

Hasta el lugar se movilizaron bomberos del 112, que tienen una base en Villacarriedo, en el pueblo de Santibáñez. La casa es una típica edificación de la zona, con dos alturas y dos cuerpos: por un lado la cuadra y, por otro, la vivienda. El fuego calcinó por completo la habitación en la que dormía la víctima, mientras que el resto de la construcción quedó afectada por el humo.

Los bomberos del 112 localizaron primero el cuerpo del anciano ya fallecido y luego apagaron el incendio, labor a la que se incorporaron efectivos de Santander, que colaboraron en retirar el escombro que se generó y en la refrigeración del inmueble para evitar que quedasen puntos calientes ocultos que pudieran reavivarse más tarde.

Aunque la causa exacta del fallecimiento no se conocerá hasta que se haga la autopsia, los vecinos señalaron que el finado acostumbraba a dormir con una estufa o brasero y que quizá la muerte se debiera a un fallo del aparato en cuestión.

También acudieron al lugar del siniestro sanitarios del 061 y del Servicio de Urgencias de Atención Primaria de Selaya (SUAP), que certificaron la muerte del anciano –que quedó bajo la custodia de la Policía Judical– y agentes de la Guardia Civil, así como un técnico de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, y el equipo de apoyo psicosocial de Cruz Roja.

Hasta Tezanos se desplazaron para interesarse por lo ocurrido el consejero de Presidencia y Justicia del Gobierno de Cantabria, Rafael de la Sierra, en cuyo departamento se lleva el área de Protección Civil y Emergencias, y el alcalde del municipio, el regionalista Ángel Sainz.

El consejero, que tenía previsto participar en los actos festivos de la Virgen de Valvanuz en Selaya, lamentó «esta desgracia» y lanzó un mensaje de apoyo a los allegados de la víctima.

Sucesos

Fotos

Vídeos