Rafael Lombilla dimite tras casi 27 años al frente de la Alcaldía de Puente Viesgo

Lombilla, ayer, en la localidad de Puente Viesgo, cuyo municipio ha gobernado de forma continuada desde 1991, siempre como candidato del PRC. /Luis Palomeque
Lombilla, ayer, en la localidad de Puente Viesgo, cuyo municipio ha gobernado de forma continuada desde 1991, siempre como candidato del PRC. / Luis Palomeque

«Es una decisión muy meditada, porque creo que es el momento idóneo para dar el relevo y que se pueda continuar la tarea desarrollada»

José Luis Pérez
JOSÉ LUIS PÉREZPuente Viesgo

A media mañana de ayer, Rafael Lombilla (natural de Hijas, con 67 años) registró en el Ayuntamiento de Puente Viesgo el escrito por el que renuncia a la Alcaldía de un municipio en el que ha gobernado desde 1991, siempre como candidato del Partido Regionalista de Cantabria. El próximo martes, día 9, tendrá lugar el Pleno en el que se formalizará el testigo del bastón de mando, siendo previsible la elección de Óscar Villegas, actual teniente de alcalde, para el año y medio que queda de legislatura.

La decisión de uno de los alcaldes con más experiencia al frente de un municipio de forma ininterrumpida en Cantabria (casi 27 años) sorprendió ayer a más de un vecino de este ayuntamiento con unos 2.870 habitantes, aunque quien conoce bien a Lombilla ha podido oírle comentar en los últimos meses que su retirada estaba cercana. La decisión, voluntaria, se produce en un momento en el que el municipio goza «de tranquilidad y de estabilidad», dispone de unas cuentas saneadas y el equipo de gobierno goza de una amplia mayoría absoluta: nueve de los once ediles.

Ayer, en conversación telefónica, Lombilla explicaba que «es una decisión muy meditada, porque creo que es el momento idóneo para dar el relevo y que se pueda continuar la tarea desarrollada en estos años tanto por mi sucesor como por el resto de la Corporación».

Su gestión económica ha sido austera y deja las cuentas con 4,5 millones en los bancos

Lombilla había comunicado su decisión el pasado viernes al presidente regional y líder del PRC, Miguel Ángel Revilla, quien le solicitó que continuase algún tiempo -sin especificar- como concejal para asegurar una transición ordenada.

Balance

La transformación del municipio en estos casi 27 años es el principal motivo de orgullo al que apela Rafael Lombilla cuando se le pide un rápido balance. «Estoy muy satisfecho de la tarea que hemos desarrollado ya que cualquiera que conociese este ayuntamiento a comienzos de los años noventa y lo vea ahora se dará cuenta de que nada es lo mismo en materia de infraestructuras, viviendas sociales, equipamientos educativos y sanitarios, concentración parcelaria».

Durante estos años también ha vivido Lombilla en primera persona la etapa en la que Puente Viesgo era foco informativo como lugar de concentración de diferentes equipos nacionales de fútbol o baloncesto y el día en que se conoció la noticia de que cuatro cuevas del Monte Castillo eran declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La asignatura pendiente ha sido la construcción de un museo de las cuevas del Monte Castillo

También ha habido momentos en los que pasó por dificultades, como cuando un edil del Partido Popular puso en cuestión su honor al haber entrado un operario municipal en una finca de su propiedad para segarla parcialmente. Finalmente la Justicia otorgó la razón a Lombilla que recuerda que el operario entró en su finca sin él tener conocimiento de ello y quitó importancia al tema ya que este tipo de situaciones en los pueblos y entre amigos no son ajenas.

Quizá la única asignatura pendiente que le haya quedado es ver construido y en funcionamiento el Centro de Interpretación de las cuevas. Confió en un consejero de su propio partido y el ayuntamiento adquirió la finca que los técnicos de Cultura consideran idónea. Pero luego..., pasaron los años y el proyecto quedó en el cajón, tanto con el PRC como con el gobierno del PP. Ahora, parece que se ha retomado la idea, «después de mucho insistir», y la consejería de Cultura, en manos de los socialistas Ruiz primero y Fernández Mañanes ahora, tiene entre sus proyectos prioritarios esta dotación cultural que pueda dar otra dimensión turística al conjunto rupestre del Monte Castillo. Lombilla confía en que las obras comiencen este mismo año 2018.

Legislaturas de mayorías

Lombilla, casado y con dos hijos, desarrolló su faceta profesional en Nueva Montaña Quijano desde 1967. Con 40 años accedió a la Alcaldía como independiente por las filas del PRC. Le convenció el propio Miguel Ángel Revilla, al que conocía de su etapa como empleado de banca en Torrelavega. Lombilla siempre había estado «a gusto haciendo cosas por la gente». Participó en la creación de una peña bolística, de un equipo ciclista y de una coral.

Su paso por el Ayuntamiento -donde estuvo liberado entre 2005 y su jubilación en 2015- siempre ha sido gobernando y, salvo en la primera legislatura, con mayorías absolutas. Entre 1991 y 1995 el PP y el PSOE le facilitaron con cuatro ediles sobre 11 el bastón de mando ante a la oposición de la UPCA. A partir de ahí, sucesivas mayorías absolutas, y siempre 'in crescendo': una legislatura con seis concejales; las dos siguientes con siete; otras dos con ocho; y la actual con nueve, siempre sobre un total de once ediles.

Dentro de la estructura del PRC nunca ha ocupado puestos de relevancia, porque, como le gusta insistir, «mi meta no ha sido estar en política. Mi ilusión ha sido hacer cosas por el ayuntamiento». Su gestión económica siempre se ha caracterizado por la austeridad, hasta el punto que deja las cuentas del Ayuntamiento saneadas y con un haber en los bancos de 4,5 millones de euros, cantidad que no se puede tocar por decisión del Gobierno central.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos