Los vecinos de Sarón denuncian el caos de tráfico, polvo y ruido que viven desde hace años

Explanada junto al complejo deportivo y urbanización San Lázaro en Sarón que es fuente de conflicto con los vecinos desde hace años. /Elena Tresgallo
Explanada junto al complejo deportivo y urbanización San Lázaro en Sarón que es fuente de conflicto con los vecinos desde hace años. / Elena Tresgallo

Las urbanizaciones situadas junto al complejo deportivo llevan años pidiendo que se actúe en dos solares privados como origen del problema

Elena Tresgallo
ELENA TRESGALLO

Los vecinos de dos urbanizaciones cercanas en el Barrio de San Lázaro de Sarón han declarado estar «hartos» de los ruidos de camiones que estacionan debajo de su casa, del caos circulatorio de la rotonda de «quita y pon» que da acceso al complejo deportivo Fernando Astobiza, además de la inseguridad vial por las carreras de coches a las que se presta el circuito sin aceras peatonales. Denuncian también la existencia de dos solares abiertos que el Ayuntamiento ha rellenado con «piedra» para que aparquen coches y camiones, lo que genera un efecto de «polvareda» continua y «muy molesta» para vecinos y comerciantes.

Las protestas no son nuevas, llevan cuatro años en forma de múltiples escritos con registro de entrada en el Consistorio cayones, pero el alcalde, Gastón Gómez, insiste en que no es «tan fácil» dar solución porque las fincas a las que se refieren los vecinos son de titularidad privada, aunque ya está prevista la adquisición de una de ellas.

No obstante, los vecinos no creen ya al regidor. Sus escritos son del año 2014, y llevan «mucho tiempo» escuchando que se va a comprar la finca. Uno de ellos dice que, lo último que le dijo el propio Gastón, es que «ya la habían comprado».

El alcalde dice que habrá una solución para una de las dos fincas el próximo año

La presidenta de la Junta Vecinal de La Abadilla-Sarón, Yolanda Cobo, se ha puesto del lado de los vecinos en esta batalla, porque ella misma lleva sus dos años de mandato presentado escritos en decenas de ocasiones sin que se le haga «ningún caso». A su juicio, las protestas en la zona -también del comercio local- no tienen eco en el Ayuntamiento de Santa María de Cayón. «Yo misma me he hartado de ir por la noche a pedir a los camiones frigoríficos que no enciendan los motores a las tantas de la mañana en el estacionamiento del fondo», señala en dirección a la finca privada en la que, el propio Ayuntamiento, ha colocado una placa para que estacionen los vehículos pesados, tras negociar con sus propietarios. Según relata la pedánea, ante la inacción municipal, ella misma se ha tenido que poner en contacto con las empresas a las que pertenecen los camiones, para trasladarles el malestar vecinal a causa de los ruidos.

Los vecinos denuncian que éste área -al igual que el otro- ha sido además acondicionado con «arena de cantera», lo que genera muchos problemas de suciedad añadidos al «no poder dormir».

En definitiva, reclaman soluciones como el cierre de los solares o la urbanización de la zona con otro tipo de material más adecuado que el que «ha utilizado el Ayuntamiento» que salve, de momento, el problema de la suciedad generada en pisos y comercios

Adquisición de la finca

A preguntas de éste periódico sobre las protestas, el alcalde Gastón Gómez admitió el problema, pero explicó que las dos fincas utilizadas para aparcar turismos o camiones, «son privadas» y el Ayuntamiento «nada puede hacer» de momento. Aseguró que sí podrá hacer algo en 2018, ya que esta previsto adquirir la finca central en unos «600.000 euros» para construir allí el Centro Cultural del que carece el municipio. Según explica, quedará una zona perfectamente urbanizada, terminando con el problema actual.

Respecto al aparcamiento de camiones situado junto a otra urbanización y que genera problemas de ruidos nocturnos a los vecinos, el regidor solo dice que está en terreno rústico y se puede utilizar para tal fin. No obstante, los vecinos denuncian que fue él quien negoció ese uso con el propietario actual y volvió a rellenar con arena de cantera el mismo, duplicando el problema por los ruidos y la suciedad.

Pero para el alcalde de Cayón, la solución inmediata no es posible a corto plazo, porque aglomerar esos dos espacios para eliminar la polvareda de la que se quejan las urbanizaciones de San Lázaro «supondría gastarnos 40.0000 euros en algo que no es nuestro», reiteró.

Temas

Cayon

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos