Vega de Pas reclama ayuda para arreglar un «peligroso» argayo en el sendero fluvial a La Engaña

El camino permanece así desde el año 2015, se trata de la ruta PR que sube hacia la Engaña entre los barrios de Arejos y Yera. :/E. Tresgallo
El camino permanece así desde el año 2015, se trata de la ruta PR que sube hacia la Engaña entre los barrios de Arejos y Yera. : / E. Tresgallo

El derrumbe se produjo en el año 2015 y desde entonces, el Consistorio ha tocado las puertas de Confederación y Obras Públicas para rehabilitar este popular itinerario incluido como ruta PR

Elena Tresgallo
ELENA TRESGALLO

El Ayuntamiento de Vega de Pas ha denunciado el estado de deterioro y el peligro peatonal que presenta la ruta PR S 75 entre las Riberas de Yera y Ajan, a la altura del barrio de Arejos, donde se produjo un argayo en 2015. Un sendero que comunica la capital pasiega con las ruinas de la antigua estación de Yera y los populares túneles de La Engaña. A pesar de que se ha solicitado ayuda a Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) y a la Consejería de Obras Públicas, desde el Consistorio se explica que aún «no se ha mostrado interés» por ayudarles a solucionar el problema, a pesar de ser una ruta muy transitada por senderistas y ganaderos.

El punto de conflicto se encuentra en el barrio de Arejos, una travesía señalizada de 15 kilómetros entre cabañales que discurre al borde del cauce del Yera, donde un temporal le dio un bocado de casi tres metros al sendero, hace ahora más de dos años. Desde entonces, ha quedado un paso peatonal resbaladizo y muy estrecho que es utilizado «a diario» por los ganaderos de la zona, para evitar un rodeo por la carretera principal de Estacas, pero también por «multitud» de turistas al ser un camino marcado dentro de la guía de Valles Pasiegos y ruta de clasificación PR, con «homologación provisional» de la Federación Cántabra de Montaña.

«Hemos pedido ayuda a Confederación y también a la Consejería de Obras Públicas y han estado técnicos a verlo, pero no se ha hecho nada», explicó el alcalde pasiego, Juan Carlos García Diego, a este periódico. Aunque existe un paso alternativo para eludir el argayo, hay que desviarse del popular sendero entre cabañales por lo que «la mayoría» pasa por el estrecho paso, a pesar del peligro evidente. «Hemos colocado unas vallas para evitar que la gente pase, pero las retiran», explica García Diego. Desde Vega de Pas «no nos apartamos de colaborar, dentro de nuestras posibilidades en el arreglo del argayo, pero si que les pedimos ayuda», añadió el regidor, refiriéndose a la obtención de permisos, la redacción del proyecto o la ejecución de las obras.

«Hemos puesto unas vallas, pero la gente lo sigue usando y hay un peligro evidente»

Durante los últimos años, el Ayuntamiento ha realizado importantes actuaciones en la zona para mejorar la movilidad de los vecinos de estos barrios típicos de Vega de Pas, con el asfaltado de pistas y otros proyectos para ensanchar los pasos sobre el río Yera y acceder con mayor facilidad a las fincas. En este sentido, recordó que, en este caso, se trata de un «camino de toda la vida» que sería «una pena» perder. «Si pretendemos que la gente siga viviendo aquí habrá que facilitarles las cosas», reflexionó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos