Un viaje al pasado de los pueblos pasiegos

Las fiestas de San Pedro fueron especiales en el verano de 1961 gracias al regalo de un indiano. En la imagen, el Ayuntamiento./DM
Las fiestas de San Pedro fueron especiales en el verano de 1961 gracias al regalo de un indiano. En la imagen, el Ayuntamiento. / DM

La iniciativa ciudadana recopila un fondo documental de más de 4.000 fotos de Villacarriedo, Selaya y Saro

ELENA TRESGALLO

La iniciativa de un puñado de vecinos de los municipios de Villacarriedo, Selaya y Saro de crear un fondo documental y digitalizado de imágenes de sus pueblos está teniendo bastante aceptación. Hace un año que iniciaron un viaje al pasado en el que han implicado a las familias de estos valles consiguiendo recopilar «más de 4.000» fotografías antiguas, en las que se reconocen no sólo las estirpes familiares o las famosas nodrizas, sino también conocidos personajes populares o escenas cotidianas de la vida en un pueblo. A corto plazo, la idea es hacer una exposición con una selección de imágenes de los tres municipios en colaboración con los ayuntamientos y, a medio plazo, no se descarta la edición de un libro con la editorial Librucos.

«Parecen sólo trozos de papel pero tienen un valor histórico y sentimental mucho mayor», explica Enrique Ruiz, uno de esos vecinos apasionados por la historia y el sabor de lo viejo, que forma parte de esta iniciativa ciudadana nacida con el objetivo de preservar de la carcoma o del olvido este patrimonio visual y sentimental. De él tiró el historiador Javier Obregón que, aunque no es vecino de esta zona, ha colaborado activamente en otra iniciativa similar en el Valle de Cayón.

Así era el barrio Camino en Villacarriedo.
Así era el barrio Camino en Villacarriedo. / DM

En el camino les han acompañado una docena de activos colaboradores que han realizado un arduo trabajo «puerta a puerta» para conseguir que los vecinos participasen prestando sus fotos familiares para digitalizarlas e ir conformando ese valioso fondo documental. «Tienen que depositar en ti mucha confianza para dejártelas porque son fotos familiares, no sólo te abren la puerta de su casa, es que entras en la intimidad de sus familias», explican.

Por eso la idea fue que en cada pueblo tenía que haber 'un gancho', una persona cercana que hiciese la labor de explicar el proyecto para que les prestasen las fotos y devolverlas después de ser digitalizadas. Y, aunque al principio costó, «ahora están muy ilusionados y todos los días nos preguntan si tenemos fotos nuevas para verlas», añade Catú Ruiloba, otra de las personas que forma parte del proyecto junto a Isabel Ruiloba, que lo suscribe. «Es que hay gente que ha encontrado fotos de algunos de sus familiares que no tenían porque no sabían que existían», apostilla Enrique Ruiz.

«Parecen sólo trozos de papel, pero tienen un gran valor histórico y sentimental», señala el vecino Enrique Ruiz

De la extensa colección que ya poseen para contextualizar y preservar el legado para futuras generaciones de pasiegos, las más antiguas son de finales del XIX aunque la franja temporal llega hasta finales del siglo pasado. En este álbum familiar pasiego están las famosas amas de cría, tanto de Selaya como de Villacarriedo, aunque las nodrizas son sólo una pequeña parte, porque las fotografías muestran también escenas festivas y cargadas de simbolismo para la memoria colectiva, como la del regalo que hizo un indiano a su pueblo durante las fiestas de San Pedro en Villacarriedo, en el verano de 1961. «Trajo gigantes y un tiovivo, bajaron de todos los pueblos, aquello nunca se había visto», recuerdan.

Una de las cuadrillas de caza, en este caso la de Saro.
Una de las cuadrillas de caza, en este caso la de Saro. / DM

La colección abarca un amplio abanico de imágenes para el recuerdo, como edificios singulares y personajes entrañables. «Cada foto tiene su historia y, al ser tantos ojos a mirarlas, cada uno de nosotros ve una cosa o descubre otra», indican.

De momento, el trabajo continúa, por lo que siguen pidiendo la colaboración vecinal para prestarles esa parte de su vida y poder digitalizarla. Además, una vez concluida esa recopilación, el material se cederá a los ayuntamientos y colegios para que no se pierda el legado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos