La caseta de bombas de Gamazo será un asador marinero

fotogalería

Al fondo, la caseta de bombas, que se convertirá en local de hostelería. / Javier Cotera

  • 'Días de Sur', empresa de Carlos Zamora, explotará durante quince años el edificio de 240 metros, con capacidad para 65 clientes. En principio,no tendrá terrazas

Las sociedades Macalupa SL y Tardes con Nordeste, propiedades del empresario hostelero Carlos Zamora Gorbeña, su madre y sus hermanos, que entre otros negocios tienen 'Días de Sur', 'Machichaco' y 'DeLuz', explotarán durante quince años la caseta de bombas del dique de Gamazo, mediante concesión del Puerto de Santander. El edificio, de 240 metros cuadrados de superficie, tendrá capacidad para 65 comensales sentados con las cocinas a la vista, además de barra de bar. En principio no está prevista la instalación de terrazas al aire libre, porque el dique está catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC), aunque el interés del Ayuntamiento es que se abran, como forma de dar vida social a la zona.

Para poner en marcha el proyecto hostelero Zamora invertirá más de 300.000 euros «para conseguir un lugar atractivo, con buen mobiliario y buenas cocinas. Los muebles serán de madera, para dar un toque marinero a un espacio de interés en el que las paredes estarán decoradas con todo lo que haga relación al dique de Gamazo. La planta baja de la caseta (donde están las bombas de extracción de agua del centenario dique) será dedicado a centro de interpretación y Zamora impulsará la visita de escolares a esta singular construcción santanderina.

El canon que pagarán Macalupa S.L. y Tardes con Nordeste al Puerto de Santander es de 35.000 euros al año a los que se sumarán el 1,5% de la facturación que se obtenga en el bar y el restaurante.

«Nuestra idea -dice Zamora- es ofrecer desde picoteo para el aperitivo a una cena ligera, sin que falten las populares rabas. Los pescados y carnes serán realizados a la parrilla. Ofreceremos todos los pescados más típicos de Santander y las carnes ecológicas que desde hace años tenemos a disposición de nuestros clientes. Es un reto, porque no solo se trata de ofrecer buenos productos y servicio sino de ofrecerlos en este entorno impresionante y monumental, junto al Palacio de Festivales. Es un compromiso con la ciudad porque es una parte muy importante de la ciudad».

En cuanto a la fecha de apertura de las nuevas instalaciones hosteleras, Zamora no se aventura. «Hay que solicitar los permisos del Ayuntamiento y del Gobierno de Cantabria y realizar el montaje. Nos gustaría abrir para el verano este 'asador marinero' -en palabras de Zamora- que creará una veintena de puestos de trabajo. De momento no tenemos nombre para nuestro nuevo negocio».