Primeros desvíos para hacer la nueva rotonda de Polio

fotogalería

Trabajos de construcción de la nueva rotonda que enlazará la Bajada de Polio con la avenida del General Dávila, a la altura del colegio Salesianos. / Roberto Ruiz

  • Se llevarán a cabo próximamente y se utilizará la mitad de la glorieta que ya está construida a la altura del colegio Salesianos

Los trabajos de mejora y ensanche de la Bajada de Polio se encuentran en su ecuador y próximamente se iniciarán los desvíos de tráfico para concluir la rotonda que sustituirá al cruce regulado por semáforos en su confluencia con General Dávila.

Los desvíos se realizarán utilizando la mitad de la glorieta que ya está construida, según ha detallado este lunes el alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, durante una visita a las obras.

Esta glorieta, que tendrá 30 metros de diámetro y contará con dos carriles de circulación, ha obligado a realizar un "enorme recrecido del firme" en el cruce, en concreto de casi 1,5 metros, para que la rotonda se sitúe en horizontal.

En los próximos días, se iniciará la pavimentación de la calzada en la Bajada de Polio, en concreto entre General Dávila y la calle Ramón Sáez de Adana, así como de las aceras.

Asimismo, se concluirá los trabajos en la acera sur de General Dávila para que, cuando comiencen las clases, las obras no influyan en el acceso al colegio y el gimnasio de Los Salesianos.

Las obras de mejora y ensanche de la Bajada de Polio arrancaron en el mes de junio y las ejecuta la empresa cántabra SIEC, con un presupuesto de 694.000 euros y un plazo de seis meses.

En estos momentos, se está finalizando la primera fase de esta actuación, que está previsto que concluya en diciembre y que pretende resolver los "problemas de seguridad" que había en esta calle, en la que la "estrechez o inexistencia de aceras" obligaba a los peatones a salir a la calzada.

Pero con este proyecto no sólo se mejorará la movilidad sino que se articulará una nueva conexión norte-sur que, según el regidor, contribuirá a "seguir cosiendo la ciudad" y permitirá completar todo un eje que irá desde la avenida de la Constitución (la S-20) al paseo de General Dávila, a través del puente de Arenas y de la bajada de Polio.

El proyecto afecta a un vial de 240 metros de longitud, en el que se va a ampliar la calzada, que constará de dos carriles (uno en cada sentido) de entre 3,20 y 3,50 metros de anchura cada uno de ellos. Asimismo, se construirán aceras de más de 1,80 metros de ancho en ambas márgenes del vial, que son las que establece la Ley de Accesibilidad.

Además, en el marco de estos trabajos, De la Serna ha destacado que se está haciendo un "enorme esfuerzo" para la sustitución de los servicios (redes de abastecimiento y saneamiento), principalmente las redes eléctricas con el fin de eliminar el centro de transformación de Viesgo, algo que tendrá lugar en los próximos días.

Por otro lado, el alcalde ha indicado que se está trabajando en un nuevo proyecto propuesto por los vecinos, que consistirá en actuaciones complementarias en el barrio de Polio y que ya están analizando los servicios técnicos.

Nuevos proyectos

Durante la visita a estos trabajos, que cuentan con un "importante presupuesto", el regidor municipal ha destacado el "esfuerzo inversor" del Ayuntamiento de la capital cántabra, que sólo este lunes ha aprobado en la Junta de Gobierno Local proyecto por más de dos millones de euros.

Así, ha indicado que se han sacado a licitación dos obras, la ampliación de las gradas del campo de fútbol de San Román y el nuevo tramo de carril bici entre el Complejo y el Parque Científico y Tecnológico (Pctcán). También se ha aprobado el proyecto técnico de la obra para construir un nuevo tramo de mediana en la avenida de Los Castros.

Además, se ha iniciado el procedimiento para la puesta a disposición de los terrenos del tramo comprendido entre las calles Juan José Pérez del Molino y Antonio Mendoza para eliminar el "fondo de saco" y permitir la conexión entre ambos viales.

así marchaban las cosas hace un mes