Las máquinas derriban la vieja manzana de la calle Barcelona

fotogalería

Las máquinas borran de la ciudad tres edificios construidos a principios del siglo XX. / Javier Cotera

  • Dos de los tres edificios de esta céntrica calleja santanderina ya han sido demolidos. El último caerá este miércoles

El derribo de la vieja manzana de la calle Barcelona avanza a pasos agigantados. Dos de los tres edificios más antiguos ya han terminado de ser demolidos este martes y la previsión de los obreros es dejar el solar vacío a finales de semana.

La esquina de esta céntrica calle con Andrés del Río, propiedad de la inmobiliaria Matabide, se convertirá en el futuro en un moderno inmueble de viviendas. De momento no hay fecha pero lo que ha garantizado la propietaria de los terrenos, Matabide, es que el solar no se dejará inutilizado. "Nuestra intención desde hace tiempo es construir en un barrio en el que hay demanda de pisos nuevos e interés por vivir en él", explican representantes de la firma.

Las últimas tres huellas del Santander de otra época ya se encontraban agonizando estructuralmente hablando. El número 6 tenía orden de derribo desde 2014, estaba apuntalado y tenía peligro de que se cayeran a la calle piezas de su fachada.

En cuanto al resto, presentan un mejor estado pero en ellos no vivía nadie desde hace tiempo. La empresa propietaria del solar, de 1.000 metros de extensión, ha optado por derribar toda la manzana para evitar accidentes sobre los viandantes y los vehículos.