Cueto y la Asamblea piden al Ministerio que reinicie "de cero" la senda costera

fotogalería

Imagen de hace unos meses, con el vallado de madera que se colocó en la senda tirado en el suelo. / R. Ruiz

  • El borrador de Costas para "finalizar" la ruta no convence a los vecinos porque no les permite presentar alegaciones al proyecto

Están de acuerdo la Asamblea en Defensa de la Senda Costera, la Asociación de Vecinos de Cueto y el grupo municipal socialista en el Ayuntamiento: el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) debe empezar "de cero" el proyecto de construcción de la senda costera de 10 kilómetros entre Cabo Mayor de la Virgen del Mar. La Asamblea registró este miércoles en la Demarcación de Costas su petición oficial de un nuevo proyecto, en tanto que los vecinos de Cueto lo harán formalmente este viernes. El PSOE ha presentado sus reclamaciones ante el Ayuntamiento.

Las dos organizaciones ciudadanas piden lo mismo: que se revierta el proyecto en su totalidad, porque el borrador que Costas ha puesto sobre la mesa ("de finalización" o "de continuación" de lo ya ejecutado) solo permitiría alegar a los afectados por los tramos concretos en los que se han propuesto reformas, no por la ruta completa. La plataforma y la asociación vecinal forman parte de la mesa de trabajo creada ‘ad hoc’ para revisar el plan a la que se informó el pasado 12 de agosto de la fórmula elegida para concluir este camino, cuya obra fue paralizada hace casi dos años porque no contentaba a casi nadie.

A la reunión acudieron los grupos políticos municipales de Santander y también las asociaciones de vecinos de Monte y San Román, además de la SEO-BirdLife (asesora del Ayuntamiento), el concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento (José Ignacio Quirós) y el jefe de la Demarcación de Costas, José Antonio Osorio, quien invitó a los asistentes a presentar sugerencias a un proyecto que suprime más del 95% del vallado de la primera intervención, elimina las traviesas de madera y dos miradores (los del Bocal y el campo de fútbol de Cueto) e incluye actuaciones para regenerar los suelos y la flora.

Las propuestas no contentan al pueblo

Pero estas propuestas no contentan a las personas que giran en torno a la Asamblea y tampoco al pueblo de Cueto. El escrito de la Asamblea hace dos reclamaciones. La primera, que se "parta de un análisis de la situación real actual del área tras la liquidación del anterior proyecto y se analicen todos los daños que el anterior proyecto ocasionó (vallas, estructuras de hormigón, trazados dudosos). La segunda: que se cumpla la legislación vigente, desde el Plan de Ordenación del Litoral (POL), Plan Especial de la Red de Sendas y Caminos del Litoral (PESC) o el Plan General de Ordenación Urbana de Santander (PGOU)". Esto significaría que el proyecto "sería sometido de nuevo a información pública, a estudio de impacto ambiental y al control y seguimiento de las obras una vez empezadas".

Santiago Sierra, presidente de la Asamblea, reiteró este miércoles mismo que la plataforma no puede aceptar el borrador que se les presentó el mes pasado porque "no analiza globalmente" el futuro de la senda. "Conformarnos con esto sería incoherente", toda vez que lleva dos años reivindicando "otro trato" para este proyecto.

El portavoz recordó que en una respuesta del Magrama a la diputada socialista por Cantabria Puerto Gallego hace un año, se aseguró que el propósito del Estado "es finalizar la obra con el mayor acuerdo posible" y con una nueva información pública. A la pregunta de Gallego, el Ministerio respondió que la idea era "redactar un nuevo proyecto".

También María José Pérez, presidenta de la Asociación de Vecino de Cueto, se pronunciará el viernes a favor de un proyecto nuevo de forma oficial. "La gente quiere la reversión total del plan", afirmó. Personalmente, a Pérez le parece "un poco drástico pedir que se empiece otra vez de cero porque esto supone que el proceso volverá a ser largo, pero los vecinos de Cueto quieren que la senda se concluya bien, y no solo un arreglo". Entre otros motivos, porque si se acepta el borrador actual "no se podría alegar y los vecinos quiere poder presentar alegaciones".

Por su parte, la junta directiva de la Asociación de Vecinos de Monte estudiará la semana entrante qué les han solicitado los residentes en el pueblo, aunque "lo que palpamos es un rechazo general" al borrador que nos presentaron, explicó ayer su presidente, Javier Martínez.