El Ayuntamiento propone trasladar el rastro del Pasaje de Peña a La Esperanza

Los vendedores legales del rastrillo del Pasaje de Peña son alrededor de setenta y pagan tasas al Ayuntamiento por ocupación del suelo.
Los vendedores legales del rastrillo del Pasaje de Peña son alrededor de setenta y pagan tasas al Ayuntamiento por ocupación del suelo. / Antonio 'Sane'
  • Los vendedores dominicales ocuparán el mismo espacio que usan otros días de la semana ambulantes de frutas, verduras, ropa y calzado

Ya hay propuesta oficial y pública. El concejal de Comercio y Mercados, Ramón Saiz Bustillo, ha propuesto a los vendedores del rastrillo dominical del Pasaje de Peña que se trasladen a la plaza posterior del mercado de La Esperanza, el mismo espacio en el que se celebran los mercados de ropa, calzado, complementos, frutas y verduras.

Tras mantener varias reuniones con representantes del colectivo de vendedores y reafirmarse en la posición municipal de que el rastrillo debe desaparecer del Pasaje de Peña por motivos de seguridad en un espacio tan reducido, el equipo de gobierno se ha mostrado de acuerdo con la plaza de La Esperanza como espacio para el futuro rastrillo

Se trata de una de las alternativas planteadas por los propios vendedores en las conversaciones y encuentros mantenidos en las últimas semanas con los responsables municipales para buscar un nuevo emplazamiento.

Según ha explicado Saiz Bustillo, con el traslado «se pretende dar respuesta a las recomendaciones de seguridad realizadas por la Policía Local, evitar las afecciones al tráfico que se generan por el cierre del Pasaje de Peña y aprovechar al tiempo para revitalizar el mercado, mejorar su calidad y hacerlo más atractivo para el público».

Una vez se apruebe la nueva ubicación, «se realizarán los trámites necesarios para el cambio, tratando de agilizar todos los trabajos al máximo para que el traslado pueda ser efectivo cuanto antes», dice el edil.

Sainz Bustillo recordó ayer, de nuevo, que los informes de la Policía Local aconsejaban trasladar el mercadillo a un espacio más acorde a los requerimientos de la normativa de seguridad.

En concreto, recomendaban ubicarlo en un espacio abierto, que facilite la intervención en caso de producirse algún tipo de incidente o emergencia, garantizando la mayor agilidad posible en la respuesta.

Plataforma de vendedores

Con tres años de retraso desde que el Ayuntamiento manifestase su deseo de que los vendedores del Pasaje de Peña fueran trasladados por motivos de seguridad a un lugar más amplio, éstos se organizan para «defender nuestros derechos». Inevitable el traslado, porque la decisión municipal ya está tomada contando con informes de la Policía Local, los vendedores buscan el mejor lugar para instalarse. Que será al aire libre, puesto que el Ayuntamiento ha descartado los arcos de la Plaza Porticada, porque el espacio se usa para numerosos acontecimientos durante el año, domingos incluidos.

Las reuniones de los representantes de los vendedores con el concejal de Mercados han sido varias (la última el miércoles), en la búsqueda de una alternativa.

El mercadillo se celebra mañana, domingo, en el Pasaje de Peña, pero el Ayuntamiento desea que el traslado sea cuanto antes. Fue fundado hace 19 años y en él se instala cada domingo una media de 70 vendedores que pagan tasas al Ayuntamiento, que les ha informado de la obligación que tienen de estar dados de alta como autónomos o similar, es decir que deben pagar impuestos por vender y no solo por ocupar el espacio, abonando las tasas municipales por uso del suelo público.

Pero, como dice uno de estos vendedores «va en aumento el número de ilegales que se sitúan en el pasaje, frente a los legales, los que pagamos la tasa municipal por la ocupación del suelo público. Es tal el número de ilegales que ya no hay espacio para la circulación de peatones. Hasta ocupan los espacios en las bocas del túnel. En ocasiones hay tantos ilegales como legales».

En varias ocasiones el mercadillo ha estado rodeado de polémica porque se ha detectado la venta de objetos robados o incluso armas blancas ilegales.