Finaliza la rehabilitación de Correos tras diez meses de obras

La rehabilitada fachada del edificio de Correos, que este año cumple un siglo.
La rehabilitada fachada del edificio de Correos, que este año cumple un siglo. / Celedonio Martínez
  • Se han renovado las cubiertas, las ventanas y la vidriera del patio central del edificio de la Plaza de Alfonso XIII

Correos ha concluido los trabajos de rehabilitación de su sede principal de Santander tras diez meses de obras, en los que se han renovado las cubiertas, las ventanas y la vidriera del patio central del edificio de la Plaza de Alfonso XIII.

Según Correos, con esta reforma se ha logrado la "recuperación total" de un edificio que precisamente celebra su primer centenario este año y que "ha recobrado su esplendor en el centro de la ciudad".

La parte más importante de la rehabilitación ha sido la reforma completa de las cubiertas del edificio, torreones incluidos, y de los aleros y canalizaciones, que se ha completado en el interior con la reparación de todos los daños producidos por las filtraciones de agua y el saneamiento de la estructura, eliminando patologías.

Además, todas las ventanas se han sustituido por otras estéticamente iguales a las anteriores aunque de mayor calidad para aprovechar la energía y aumentar el confort de los usuarios del edificio, destaca en una nota la empresa postal.

Así, se han instalado 140 ventanas nuevas de diferentes tamaños y formas, con aislamiento acústico y térmico en todas las carpinterías.

La restauración y limpieza de la vidriera de colores ha estado a cargo de artesanos especializados que han logrado, según Correos, que recupere "toda su luminosidad".

Toda esta obra no ha estado exenta de polémica, ya que en el mes de marzo los funcionarios de Correos que trabajan cara al público se plantaron y avandonaron sus puestos de trabajo, "hartos de tragar polvo" por las obras en el edificio.

Fachada

El conjunto de la fachada del edificio se ha limpiado y se han recuperado las pinturas decorativas y también se han restaurado y limpiado los buzones exteriores y su arquería.

La central de Correos en Santander alberga tanto la oficina principal como los servicios administrativos de la empresa postal en Cantabria.

Es un edificio singular exento, de planta rectangular, de los arquitectos Eugenio Fernández Quintanilla y Secundino Zuazo Ugalde y uno de los escasos inmuebles que sobrevivieron al incendio en el centro de la ciudad, del que este año se celebra el 75 aniversario.

Consta de tres plantas y entreplanta y sus cuatro esquinas están rematadas por torres poligonales. Sus fachadas dan a cuatro calles diferentes: Alfonso XIII, Somorostro, Plaza de las Atarazanas y avenida Calvo Sotelo.

La planta baja es uso público, se accede a ella a través de una amplia escalinata de piedra blanca y sobre el vestíbulo público se encuentra la restaurada vidriera de colores.

La empresa pública recuerda que su sede en Santander es un edificio de carácter ecléctico, de arquitectura regionalista montañesa bastante depurada con algunos elementos modernistas y con gran riqueza compositiva y de materiales en el exterior.

El edificio está construido con sillería desde el cimiento hasta el alero, su estructura es de hormigón armado y también presenta un zócalo de sillería de piedra de Carranza.