La nueva imagen de la Plaza de la Leña

vídeo

Vista aérea de la nueva Plaza de la Leña. / Pablo Bermúdez

  • El diseño buscaba integrar la plaza en el entorno y abrir más a los vecinos el espacio, dotado ahora con una renovada zona de juegos

Una niña del colegio San José pinta sobre una de las nuevas pizarras de la renovada Plaza de la Leña, en pleno corazón de Santander. Al mismo tiempo, otro escolar del centro educativo La Enseñanza baja por uno de los tres toboganes que se han instalado en el microespacio.

Este miércoles se ha inaugurado la remodelación de la Plaza que ha acabado con el principal problema: la excesiva pendiente. El diseño de la arquitecta María Maestre buscaba integrar la plaza en el entorno y abrir más a los vecinos el espacio, dotado ahora con una renovada zona de juegos, que han estrenado los estudiantes de los colegios La Enseñanza y San José.

Para el alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, la pendiente dificultaba la accesibilidad y la conexión con el entorno, así que se optó por mejorar su uso y al mismo tiempo mantener la vertiente lúdica de este espacio, cuya área de juegos "no estaba aprovechada al máximo". En la plaza confluyen las calles Guevara, Jean Leon y Asilo, y según el alcalde, era hasta ahora un espacio poco utilizado como zona de descanso y convivencia , por la configuración que tenía.

Esta actuación urbanística, ejecutada por Senor con un presupuesto de cerca de 100.000 euros, cierra la segunda edición de la renovación de microespacios de la ciudad, en la que el Ayuntamiento colabora con el Colegio de Arquitectos.

Para mejorar la conexión y dar a la plaza más "visibilidad y atractivo", se ha hecho una semipeatonilización en la calle Asilo, se han reordenado los aparcamientos y se han cambiado los contenedores de sitio.

La peatonalización de un tramo de vial en el arranque de la calle Asilo, al este de la plaza, ha eliminado aparcamientos, "cinco o seis" según el Ayuntamiento.

Por la cercanía de dos colegios (La Enseñanza y San José) se ha optado por mantener él área de juegos, con una zona "innovadora" de pavimento pizarra en la que los niños pueden pintar con tizas, y tres toboganes que aprovechan las pendientes.

Diseño Mestre

La arquitecta María Mestre fue una de las ganadoras de la segunda edición del concurso de microespacios con su proyecto para la Plaza de la Leña, una intervención con la que ha buscado mejorar un espacio a su juicio poco visible y accesible y como consecuencia, poco utilizado.

Con su diseño ha querido darle vida, abrirlo a los vecinos y a los niños de los colegios. El muro de piedra que rodea el centro escolar más cercano, el San José, le ha inspirado en la elección de los materiales que ha utilizado para integrar mejor en el paisaje la plaza, que tiene también una pequeña zona verde.

Según ha explicado, los escalones situados entre los toboganes están pensados en "una escala infantil" y la plaza cuenta con otros accesos para los adultos.

El Ayuntamiento tiene en marcha una tercera edición de los microespacios. El alcalde espera que en un mes estén sobre la mesa los proyectos para el Barrio Pesquero, Fernando de los Ríos y Río Cubas, además de abierto el nuevo concurso de proyectos para la calle Moctezuma, ya que en la anterior convocatoria se declaró desierto.