Pillados 'in fraganti' mientras robaban en el colegio Escolapios de Canalejas

Vista de una de las entradas al colegio Escolapios de Santander.
Vista de una de las entradas al colegio Escolapios de Santander. / Antonio 'Sane'
  • La llamada de un ciudadano fue la que alertó a la Policía Nacional, cuyos agentes descubrieron a dos de los ladrones ocultos en una clase y al tercero escondido en un baño del centro

La Policía Nacional detuvo el pasado día 8 a tres individuos que fueron pillados 'in fraganti' mientras robaban en el colegio Escolapios, situado en la santanderina calle Canalejas. La Jefatura Superior de Policía de Cantabria no ha hecho pública esta detención hasta este lunes debido a que se están investigando otros hechos delictivos de similares características.

El robo con fuerza en el colegio Escolapios tuvo lugar en la madrugada del sábado, día 8 (sábado), a las 3.00 horas, aproximadamente. La Policía recibió a esa hora una llamada de un ciudadano, que alertó a los agentes de que había visto a varias personas entrar, "de forma sospechosa", en el mencionado centro educativo situado en la calle Canalejas. Pasados unos minutos una patrulla de la Policía Nacional se desplazó hasta el lugar. Los agentes se encontraron con la puerta de acceso al colegio forzada y al acceder al interior para realizar una primera inspección de seguridad, vieron a uno de los ladrones, que tenía el rostro oculto y que al verles salió corriendo para esconderse en el interior del colegio.

Los policías comenzaron a correr detrás de él y durante esa persecución vieron a los otros dos sujetos, que intentaron ocultarse en el interior de una de las clases del colegio, cuya puerta había sido también forzada. Los agentes redujeron a estos dos individuos, utilizando la mínima fuerza disponible, y prosiguieron la búsqueda del tercero. Seguidamente, se encontraron con que la puerta de los baños también estaba rota y allí fue donde localizaron al tercer sujeto, que estaba escondido en uno de los retretes.

Al hacer una inspección posterior en los alrededores del centro escolar, la Policía también encontró un vehículo con el motor aún caliente, que presentaba el bombín de la puerta y el arranque rotos, así como la tapa de la centralita, que habría sido utilizada para acceder al Colegio, totalmente extraída.

Ante los hechos, los agentes procedieron detener a los tres sospechosos, por un delito de robo con fuerza en el interior del colegio y les intervinieron las diversas herramientas utilizadas y por otro delito de robo-hurto de vehículo. Además, tras las posteriores gestiones llevadas a cabo por los investigadores policiales, se pudo comprobar que efectivamente el vehículo había sido sustraído esa misma noche en una localidad cercana a Santander.

Los detenidos, con numerosos antecedentes, fueron puestos a disposición judicial.