El margen de inversión de Santander será de 29,5 millones el año que viene

gráfico

Interior del Ayuntamiento de Santander. / Sé Quintana

  • Es la cifra del ‘ahorro bruto’, el que resulta antes de pagar amortizaciones e intereses, que demuestra «la buena salud» de las cuentas municipales

El Ayuntamiento de Santander tendrá en 2017 un «margen de inversión» de 29,5 millones de euros, la cifra que se contempla en el presupuesto para el año que viene como ‘ahorro bruto’, el ahorro que es capaz de generar la institución al hacer la diferencia entre ingresos corrientes y gastos de la misma naturaleza. Este concepto refleja la cantidad que se economiza antes de pagar amortizaciones e intereses financieros y es indicativo «del saneamiento» y «buena salud» de las cuentas municipales, señaló ayer su responsable directa, Ana González Pescador.

La edil de Hacienda señaló que esta cifra es casi igual a la conseguida en 2016 «porque también los ingresos y los gastos que prevemos para el año que viene son muy parecidos». Santander funcionará en 2017 con 194 millones de euros (un 2,3% más que este año). El mayor ingreso que generará será por impuestos directos (90 millones) y el segundo de más peso serán las transferencias corrientes, (45,7 millones, de los cuales sólo 40 llegan de la Administración del Estado). Por tasas se recaudarán otros 36 millones. En el capítulo de gastos, el de más volumen será (de 78 millones) para pagar los bienes corrientes y servicios y el segundo más importante –otros 60– se irán a personal, si bien este se reduce un 2,3% respecto a 2016.

Según está calculado, los ingresos corrientes del Ayuntamiento de Santander ascenderán a casi 181 millones de euros, mientras que los gastos corrientes se cuantifican en más de 151 millones de euros. A la vista de este ahorro, el tesorero adjunto del Consistorio califica el presupuesto de «nivelado». Así se explica en el informe económico financiero que acompaña al próximo Presupuesto General de Santander y que ya tienen en sus manos todos los grupos políticos del municipio, tras varias semanas de polémica sobre la forma del equipo de gobierno de enfrentarlo en esta ocasión.

Una idea similar expresa el interventor, que en su informe describe que la estructura financiera del documento «permite que el ingreso corriente cubra la totalidad del gasto corriente y de las obligaciones derivadas de operaciones financieras y genera un ahorro neto para financiar parcialmente las inversiones».

En el desglose de los ingresos, se puede ver que en 2017, las tres administraciones que están por encima del Ayuntamiento de Santander serán más generosas con él que en el ejercicio en curso (Unión Europea, Estado y comunidad autónoma). De la UE, por ejemplo, se recibirá un 42% más de apoyo.

En el epígrafe de impuestos directos, destaca la caída prevista del 8% por el impuesto conocido como ‘plusvalías’. Será un millón menos, fruto de la revisión de coeficientes de los valores catastrales solicitada por el Consistorio que depende de que entren en vigor unos nuevos presupuestos del Estado. Está previsto que no se mueva el ingreso del IBI urbano y que suba lo captado por IBI rústico (un 33%).

En materia de gastos en bienes corrientes y servicios, a los que se destinará un 3,38% más, es relevante la previsión para mantenimiento (que sube un 20%) porque se crearán partidas nuevas para obras complementarias, alumbrado público o la reparación integral del sistema informativo de aparcamientos. En gastos de personal, bajará un 9,6% la retribución de órganos de gobierno y directivos.

Los gastos financieros, por su parte, caerán un 17%, mientras que las inversiones reales aumentarán un 15%, hasta los 27 millones de euros.