Otro vecino de Canalejas se quema las manos al intentar apagar un incendio

  • En el mismo día, dos fuegos en dos viviendas distintas de la misma calle de Santander acaba con sus moradores heridos de manera similar

Dos incendios en sendos pisos de la calle Canalejas se han saldado con destrozos de diversa índole y con sus inquilinos con las manos quemadas por intentar apagarlos. La diferencia de los sucesos está en la distancia (las viviendas están en la misma calle pero lejos la una de la otra) y la hora (uno ocurrió a las siete de la mañana, otro a las diez de la noche del mismo día), "meras coincidencias", según la Policía Local de Santander, que asistió a los bomberos municipales en los dos dispositivos de extinción.

Del primero de los incendios se informó ayer en esta web, cuando los bomberos explicaron que en un fuego iniciado en el salón de un piso a primera hora de la mañana el matrimonio residente en la vivienda había tenido que ser trasladado al hospital con quemaduras en las manos, provocadas al intentar apagar las llamas cuando otros vecinos les alertaron de que salía humo de su casa. Este caso ocurrió a las siete de la mañana. Horas después, a las 22.40 de ayer, Policía Local y Bomberos regresaron a la calle Canalejas por otro aviso de incendio. Esta vez, fue solo una la persona que se quemó las manos al intentar apagar el fuego que se había desatado en la cocina. También este hombre, como la pareja vecina, tuvo que ser trasladado en ambulancia al hospital para ser atendido de diversas quemaduras.