La Peña del Cuervo avanza a ritmo de récord

fotogalería

Imagen actual de la construcción del camino que unirá la Peña del Cuervo con la pasarela en la calle Alta que conecta con la calle Castilla sobre las vías del tren. / Javier Cotera

  • La construcción de la ruta peatonal que unirá la Peña del Cuervo con la pasarela que da acceso a Castilla-Hermida va más adelantada de lo previsto

Este otoño cántabro sin lluvia les está viniendo muy bien a las obras que se ejecutan en Santander. En particular al camino que unirá la Peña del Cuervo y la pasarela de la calle Alta desde la que luego se accede al barrio Castilla Hermida, que en las últimas semanas ofrece una imagen totalmente distinta a la que recuerdan los vecinos de la zona. La construcción se inició en junio y va tan rápida que hasta es posible que se pueda abrir antes de lo previsto, aunque la empresa que la ejecuta, Copsesa, tiene de plazo hasta febrero para entregarla.

Está pendiente acabar la ruta peatonal como tal y toda la urbanización en el entorno del barrio de la Peña del Cuervo, así como el ajardinamiento y acondicionamiento vegetal del talud que ahora aparece desnudo.

Según informó el concejal de Infraestructuras, César Díaz, se ha terminado ya, prácticamente, todo el trabajo de asentamiento que requirió la pronunciada cuesta bajo la que transcurre la senda. Primero se desbrozó todo el terreno, se hizo un análisis de estabilidad del lugar y se efectuó todo el movimiento de tierras que conllevó volver a perfilar los taludes. Se ha tenido que actuar en las zonas que se detectaron potencialmente inestables, en las que se han instalado pantallas de carriles y sostenimientos localizados mediante malla de alta resistencia y bulones.

También se ha acometido todo lo que tiene que ver con la captación de aguas de escorrentía y de manantiales mediante drenes verticales y los puntos en los que se localizó más agua se han reforzado con escolleras. Con el objetivo de evitar que se produzca erosión superficial y favorecer la revegetación futura del talud, se ha revestido el terreno con una geomalla tridimensional que actuará para fijar el sustrato mediante hidrosiembra, una técnica con la que se consigue una mayor germinación de las semillas y, por tanto, más posibilidad de que el terreno se cubra más rápido.

También se ha ejecutado un camino a media ladera que facilitará en el futuro las labores de mantenimiento, porque se plantarán distintos tipos de arbolado que habrá que atender. En la zona alta serán ejemplares medianos, que ayudarán a sostenerla de forma natural mientras que en la intermedia se optará por especies arbustivas. Para la inferior, se recurrirá a especies aromáticas.

El camino tiene una longitud de algo menos de 200 metros. Fue muy reclamado por los vecinos del área de la Peña del Cuervo, que se quedaron sin conexión directa con Castilla-Hermida y el Barrio Pesquero y que ahora están expectantes ante la conclusión. Cuando se cerró la anterior ruta peatonal, desde la asociación de la zona celebraron el nuevo proyecto, que no sirve para conectar los mismos puntos –la actual se ha trazado más recta– pero el colectivo valoró como muy importante la mejora prevista para el talud, carne de desprendimientos y muy deteriorado en los últimos años.

El proyecto, además, no concluye con la construcción de la senda. Alrededor se introducirán otras mejoras. Por ejemplo, se crearán huertos ecológicos en el entorno y se regenerará la bolera de la Peña del Cuervo.