La calle Jiménez Díaz podría estar renovada a finales de 2017

Imagen de Google Maps.
Imagen de Google Maps.
  • La actuación, con un coste aproximado de 800.000 euros, contempla cambiar la calzada, ampliar aceras y renovar la red de abastecimiento de agua e iluminación

A finales del próximo año, la calle Jiménez Díaz podría sufrir una renovación integral con un coste aproximado de 800.000 euros, con cargo a los presupuestos de 2017. Pero es solo una previsión. Por el momento, el Ayuntamiento de Santander estudia el proyecto.

Este lunes, el alcalde de la ciudad, Íñigo de la Serna, ha avanzado los detalles de la actuación, después de presentarlo a la Asociación de Vecinos de Perines para que lo estudien y puedan trasladar al equipo de gobierno sus observaciones.

De la Serna ha señalado que la previsión es que el proyecto esté concluido a finales de este año, para adjudicarlo a principios de 2017, con una duración estimada de las obras de "6 o 7 meses". Ha explicado que se trata de una actuación "necesaria" en una calle que "necesita de un proceso de renovación", con aceras en "mal estado" y con servicios que no se han renovado.

El proyecto contempla esa renovación en todo el recorrido de la calle Jiménez Díaz, desde su confluencia con las calles Cisneros y Camilo Alonso Vega, tanto en materia de abastecimiento de agua, como de saneamiento y residuos.

También se renovarán el aglomerado de la calzada, que mantendrá su sentido de circulación y un ancho de 3,2 metros, así como las aceras, a las que se dotará de un ancho mínimo de 1,8 metros para facilitar la accesibilidad.

En la medida de lo posible se mantendrán las plazas de aparcamiento a uno o los dos lados de la calle, con una anchura de 2,25 metros. Solo en los casos que no se consiga mantener ese ancho se sustituirán por zonas estanciales, ha aclarado el alcalde.

Se renovará también la iluminación, con la introducción de tecnología LED. Además se colocarán barandillas de acero inoxidable para evitar que los peatones crucen por lugares inadecuados, se incorporarán nuevos árboles (13) y jardineras (25) y se colocarán bolardos para impedir que los vehículos aparquen en la acera.

Se trata, según el alcalde, de un importante esfuerzo inversor, que se suma a otras actuaciones que el Ayuntamiento lleva a cabo en la ciudad y al anuncio, de este fin de semana, de la renovación urbana del Grupo San Francisco.