El ladrón que estaba "pasando el rato" en un piso de la calle Cisneros

  • La Policía Nacional lo sorprendió dentro de la vivienda manipulando unos objetos y el hombre disimuló como pudo

La de este pasado sábado (29 de octubre) debió de ser una noche movida para la Policía Nacional en Santander -al menos en cuanto a los sucesos que el Cuerpo ha hecho públicos-. En un escaso margen de tiempo, los agentes detuvieron a dos ladrones de viviendas que estaban actuando en barrios distantes en una ciudad propicia por culpa de la niebla. En ambos casos fueron pillados en situación cuanto menos sorprendente: Uno llevaba bajo el brazo la escalera de madera que había usado para trepar a un piso del barrio de Cazoña y el otro fue sorprendido dentro del domicilio de la calle Cisneros que estaba desvalijando, así que tuvo que improvisar una buena excusa: "estoy aquí pasando el rato", dijo a los policías.

Este segundo robo frustrado fue el primero de los dos. Eran las 23.50 cuando se recibía una llamada en el Servicio del 091, en la que un ciudadano comunicaba que un desconocido estaba intentado acceder a una vivienda en la calle Cisneros. Los policías accedieron al inmueble y encontraron entreabierta la puerta de una de las viviendas del entresuelo. Presentaba signos de forzamiento a la altura del bombín y en el suelo estaba tirada la cerradura junto a restos de madera de la puerta.

Cuando procedían a efectuar una "inspección de seguridad" del domicilio, sorprendieron en su interior a quien resultó ser A. I. (de 31 años de edad y sin antecedentes,) manipulando varios efectos, que les manifestó que sólo estaba "pasando el rato", pero aún así fue detenido por un delito de robo con fuerza.

Horas después (a las 02.21 de la misma noche), el 091 recibía otra llamada en la que alguien comunicaba a la Policía que un sujeto estaba robando en una vivienda de Cazoña. Los policías que se desplazaron al barrio vieron a un individuo caminando que iba con una escalera de madera y llevaba herramientas y bastantes prendas. Era A. C. J., un hombre de 65 años y sin antecedentes, que había sido visto por un vecino usando esa escalera para subirse hasta la ventana de un domicilio y bajar por ella, después, portando ropa. Los agentes se personaron en el domicilio afectado, donde sus propietarios les manifestaron que efectivamente alguien se había llevado varias prendas de su tendal. Entonces, el hombre acabó detenido por un delito de hurto.