De la Serna, César Díaz y Gema Igual, antes de visitar unas obras en Santander
De la Serna, César Díaz y Gema Igual, antes de visitar unas obras en Santander / Celedonio Martínez

César Díaz, alcalde en funciones hasta que un pleno decida quién sucede a De la Serna

  • Ningún concejal del Partido Popular despejó ayer las incógnitas que se abren tras el nombramiento como Ministro del ya exedil

Santander tiene que ponerse a buscar un nuevo alcalde. O alcaldesa. La marcha de Íñigo de la Serna, máxima autoridad local desde hace nueve años, deja libre el puesto más visible de la ciudad. Gema Igual, número dos en la candidatura del PP, concejala de Turismo y Relaciones Institucionales y, de facto, brazo derecho de De la Serna –además de amiga personal– se perfila como su sucesora natural, si bien no se descarta al portavoz del equipo de gobierno, César Díaz, concejal de Infraestructuras (y también amigo, compañero de profesión y estrecho colaborador) ni a la concejala de Economía y Hacienda, Ana González Pescador.

Desde hoy, César Díaz, como primer teniente de alcalde, será alcalde en funciones. Ha ejercido como tal siempre que De la Serna ha viajado fuera de Santander. Pero desde ayer a las 19.00 horas, todo son interrogantes. Ninguna persona del círculo más próximo al regidor quiso despejar todas las incógnitas que abre en el seno de la corporación municipal su designación como miembro del Gobierno de España. El grupo popular municipal se limitó a emitir un efusivo comunicado de felicitación, en el que atribuye el nombramiento a su «trayectoria ejemplar»: Santander «pierde un excelente alcalde, pero España gana un magnífico ministro».

Si la lista del PP corre con normalidad, la próxima edil en la capital será Lorena Gutiérrez. El nombramiento de De la Serna para el Gobierno de Rajoy provocó reacciones muy diferentes entre sus hasta ahora compañeros en el Ayuntamiento. Desde las de respeto institucional con felicitación directa de los portavoces del PSOE (Pedro Casares) y del PRC (José María Fuentes-Pila) hasta las más tibias de Ciudadanos (David González) e IU (Miguel Saro) y las abiertamente críticas de Ganemos Santander Sí Puede (Tatiana Yáñez-Barnuevo) y el concejal no adscrito (Antonio Mantecón).

Todos leyeron su designación como ministro de Fomento en clave de ciudad. Casares espera que el De la Serna ministro defienda los intereses de Santander en el seno del Gobierno de España y que «trabaje siempre recordando las necesidades de la ciudad, en cuestiones tan importantes como la dinamización del Puerto de Santander, la reordenación ferroviaria, el Frente Marítimo o las comunicaciones ferroviarias con Madrid para mercancías y pasajeros».

Fuentes-Pila señaló que es una «estupenda noticia para Santander tenerle en un ministerio clave. Estoy convencido de que mostrará su compromiso con el futuro de la capital y de esta comunidad autónoma y le deseo la mejor de las suertes, porque esa será la de todos».

El portavoz de Ciudadanos, partido que hasta ahora ha sido fundamental para el PP para gobernar el Ayuntamiento (los populares se quedaron en minoría en las últimas elecciones), se mantendrá en su línea de apoyo. David González declaró que su formación «se guía por proyectos, y no por personas. Mientras las políticas se sigan desarrollando dentro de unos parámetros, no nos importa tanto la cara visible. Eso sí, esperamos que le suceda alguien dialogante, como ha sido hasta ahora».

González dio la enhorabuena a De la Serna, a quien pidió «que no lastre los proyectos que tiene Cantabria con Fomento» pese a los desencuentros y roces que ha tenido con el bipartito PRC-PSOE. Es más, confía en que «dé un impulso» a las infraestructuras, sobre todo a las ferroviarias y, en particular, a las Cercanías.

También Miguel Saro le deseó al hasta ahora alcalde «lo mejor en lo personal». Como cántabro, espera «su máxima colaboración con el Gobierno autonómico para desarrollar nuestro histórico déficit de infraestructuras». Saro hizo votos por que el elegido para sustituirle en Santander «ayude a mejorar el tono y clima del debate municipal, por el bien de los vecinos».

Menos complacientes fueron la portavoz de Ganemos Santander Sí Puede y el edil no adscrito. Tatiana Yáñez-Barnuevo dijo que le cuadra que De la Serna desembarque en el nuevo gobierno de Mariano Rajoy desde el momento en que el equipo que ha reunido el presidente de España «es muy conservador» y, en este perfil, «este alcalde encaja perfectamente». La concejala ironizó con el hecho de que le hayan dado la cartera de Fomento justo en el momento en que la ciudad está esperando que el Tribunal Supremo anule el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), lo que deja el urbanismo de Santander sumido en la incertidumbre. «Precisamente de Fomento cuando le acaban de zumbar por el PGOU, chirría un poco».

Antonio Mantecón, por su parte, cuyo enfrentamiento con el futuro ministro ha sido manifiesto, le despidió diciendo que «se va una forma sectaria y prepotente de entender la política y sus relaciones con la oposición». El edil opinó que «más que un premio se trata de un rescate en sus peores momentos como alcalde». Un regidor que, a sus ojos, «ha sido el vivo ejemplo de la incompetencia» ya que no ha sido capaz de «finalizar ninguno de los proyectos culturales y deja una ciudad con unos niveles de pobreza cercanos al 30%».