La nueva vida del Parque de Menéndez Pelayo

Estado actual del parque.
Estado actual del parque. / DM
  • El Ayuntamiento invierte 246.134 euros para reabrir el parque con zonas verdes, tres áreas de juegos infantiles y una zona de ejercicios al aire libre

El Parque de Menéndez Pelayo de Santander se ha reabierto al uso ciudadano, con zonas verdes, tres áreas de juegos infantiles y una zona de ejercicios al aire libre, todo ello repartido en plataformas llanas que facilitan su uso y la movilidad por las distintas estancias.

El concejal de Medio Ambiente y Movilidad Sostenible, José Ignacio Quirós, ha hecho una visita al parque con motivo de la finalización de las obras, que han sido ejecutadas durante los últimos cuatro meses por la empresa Senor y han supuesto una inversión municipal de 246.134 euros.

El edil ha dicho que la renovación ha permitido que el parque pase de ser "un espacio que se había convertido en una mera zona de paso" a un nuevo lugar de convivencia y esparcimiento,

"El Ayuntamiento de Santander continúa potenciando y ampliando los espacios a disposición de los ciudadanos, mejorando así la calidad de vida de los vecinos", ha afirmado Quirós.

El concejal ha remarcado que esta actuación forma parte "del esfuerzo inversor" que está realizando el Consistorio para dinamizar la obra pública en la ciudad y "seguir generando actividad económica y empleo".

En palabras del responsable municipal, la renovación del Parque de Menéndez Pelayo es "una muestra más del goteo incesante de actuaciones" que se están poniendo en marcha para la atención directa a los barrios, "claves para hacer cada vez más amable la ciudad".

La actuación, según ha detallado Quirós, ha supuesto la recuperación de un espacio degradado, como es el que ocupaba el edificio de la antigua Peña Eguía, y la mejora integral de todo el parque que lo rodea, ampliando los espacios libres a disposición de los vecinos del barrio y del conjunto de los santanderinos.

En total se ha actuado sobre una superficie de 4.370 metros cuadrados, catalogada como parque y jardín singular y que destaca por su gran riqueza vegetal, al albergar gran variedad de árboles, algunos de ellos de dimensiones considerables como abetos, castaños de indias, ágaves, cedros del Himalaya, majuelos u olivos.

La solución propuesta ha conseguido solucionar la complicada orografía del terreno y el variado arbolado existente, planteando un espacio público que se posa sobre el existente, coexistiendo con trazas, escaleras y acceso al recinto, que se integran en su diseño.

Tal y como ha recalcado el concejal, se han respetado la vegetación y el arbolado existente, el trazado peatonal y el espacio ajardinado.

El proyecto ha posibilitado además la permeabilidad con la calle Menéndez Pelayo y facilita la fluidez y conexión con otros accesos y las salidas hacia las urbanizaciones superiores y el paseo de General Dávila.

La fuerte pendiente de la zona se ha resuelto creando estancias en plataformas llanas que mejoran la utilización real del parque.