Entrenar a más de cien grados centígrados

vídeo

/ Vídeo: H. Díaz | Foto: D.Pedriza

  • Los bomberos estrenan en el parque de emergencias de Ojaiz una galería de entrenamiento de 83 metros en la que pueden simular incendios reales

Nula visibilidad, temperaturas que superan los cien grados y una cantidad de oxigeno limitada. Bajo estas condiciones realizan sus simulacros los miembros del Cuerpo de Bomberos de Santander en la recién estrenada galería de entrenamiento de humo, que permite un recorrido de 83 metros, parte de cual se puede hacer erguido o agachado, ya que cuenta con paneles modulables, y que también incluye un tanque para rescates en su interior.

Desde una sala de control, a través de un panel, se emiten los humos, los ruidos propios de un incendio y se eleva la temperatura de los calefactores. Todo lo necesario para que se den las condiciones más parecidas a un incendio real. Además, gracias a los sensores de la galería (que recuerda a una jaula con dos alturas y varios compartimentos), la persona encargada de manejar los mandos sabe en todo momento dónde están los bomberos, «ya que puede haber momentos de desorientación o de crisis, incluso de que se queden sin oxigeno. La condición física de la persona influye mucho», explicó José Trojaola, jefe del servicio.

Como paso previo, antes de entrar a la galería, los bomberos, completamente uniformados, pasan por la sala de estrés, donde harán ciertos ejercicios para aumentar el ritmo cardíaco y elevar la frecuencia de la respiración, «de esta forma el simulacro es más real, ya que deberán controlar el oxigeno que respiran para no agotar el que hay dentro de la botella antes de tiempo, que puede durar desde treinta minutos a diez», agregó Trojaola.

Esta galería, en la que se han invertido 47.000 euros, según recordó el concejal de Personal y Protección Ciudadana, Pedro Nalda, se suma al camión autobomba adquirido recientemente por 270.000 euros, la renovación de las telecomunicaciones, así como la ampliación de la plantilla en once nuevos efectivos, hasta llegar a los 108 personas.

Todo ello, apuntó Nalda, demuestra «una clara apuesta del equipo de gobierno por la actualización del servicio de Protección Civil y Extinción de Incendios, así como por su formación y seguridad y dar una respuesta rápida y eficaz en el municipio de Santander y fuera de este».

Todas estas actuaciones se enmarcan dentro del Plan de Emergencias municipal, que se está implantando actualmente la capital cántabra, homologado por Protección Civil del Gobierno de Cantabria.