El Seve Ballesteros se pone a prueba

  • El aeropuerto cántabro realiza un simulacro de accidente aéreo con heridos para comprobar el grado de conocimiento e integración de los diferentes colectivos implicados en la atención de una emergencia

El aeropuerto Seve Ballesteros-Santander ha realizado hoy un simulacro, en el que han participado más de cien personas, con el objeto de evaluar los procedimientos de actuación y coordinación establecidos en el Plan de Emergencias Aeronáuticas, analizar su eficacia y comprobar el grado de conocimiento e integración de los diferentes colectivos implicados en la atención de una emergencia aeroportuaria.

galería de fotos

  • Imágenes del simulacro de accidente aéreo en el Seve Ballesteros

El ejercicio evalúa además la integración del Plan de Autoprotección del Aeropuerto en el Plan Territorial de Emergencias de Cantabria(Platercant), han informado fuentes de Aena.

El simulacro, en el que tomaron parte distintos colectivos, tanto internos del aeropuerto como externos, se desarrolló sin afectar a la operatividad del aeródromo. Con esta prueba se han analizado, además, los tiempos de reacción y respuesta de todos los colectivos implicados.

El simulacro ha consistido en la simulación de un accidente aéreo en el interior del recinto aeroportuario. Un vuelo de llegada al aeropuerto Seve-Ballesteros Santander con origen Madrid sufre un problema en el tren de aterrizaje durante la toma y como consecuencia de ello sufre una salida de pista impactando con el terreno. Se produce la rotura del fuselaje y como consecuencia de ello se generan víctimas de distinta consideración.

Plan de emergencias

Todos los aeropuertos que componen la red de Aena disponen de un Plan de Emergencias Aeronáuticas que forma parte del Plan de Autoprotección del Aeropuerto, destinado a minimizar las consecuencias que podrían derivarse de un accidente aéreo, tanto en la zona de movimientos del aeropuerto como en el ámbito de sobrevuelo de las aeronaves durante las operaciones de aterrizaje y despegue que éstas realizan diariamente.

Su cometido fundamental es garantizar, por un lado, la protección de las vidas humanas y los bienes que pudieran verse afectados por un incidente de ese tipo y, por otro, la continuidad o restablecimiento de la operatividad aeroportuaria.

Con este ejercicio, el aeródromo cántabro cumple con la normativa de la OACI(Organización de Aviación Civil Internacional) en materia de planificación de emergencias en los aeropuertos, pero también atiende a la legislación que aplican las administraciones nacionales, autonómicas y locales, que obliga al gestor de una instalación aeroportuaria a contar con un Plan de Autoprotección. Esta práctica obedece, además, al compromiso de Aena de ofrecer "un servicio de calidad y seguro".

En la realización de este simulacro, se han involucrado diferentes colectivos de Aena y de otras organizaciones externas.